Escucha esta nota aquí

De los 61 casos de coronavirus en el país, cinco personas han desarrollado  formas graves de la enfermedad, por lo que están en terapia intensiva. Todas ellas son adultos mayores, que precisamente forman parte del grupo poblacional con más riesgo de complicaciones y de muerte por coronavirus.

En Cochabamba, el jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Arturo Quiñones, informó hoy que uno de estos casos graves corresponde a una comerciante, que vendía en un mercado de la capital cochabambina, la misma que se encuentra conectada a un respirador automático por su delicado estado de salud.

Para Quiñones, este es uno de los casos más preocupantes debido a que la paciente contrajo el virus sin haber salido de Cochabamba y se desconoce el contacto que tuvo para ser contagiada. A esto se suma que por su condición de comerciante no se sabe, con exactitud, con cuántas personas tuvo contacto.

Por su parte, el secretario de Salud de Santa Cruz, Óscar Urenda, informó sobre dos pacientes cuyos cuadros se agravaron y tuvieron que ser ingresados a terapia intensiva. Se trata de un hombre, de 67 años, que se encuentra internado en un hospital de la seguridad social, y una mujer, de 78 años, que recibe asistencia en un centro de referencia de la urbe cruceña.

Los tres afectados desarrollaron neumonía grave, una de las principales complicaciones del Covid-19 y, aunque no tienen enfermedades de base, están dentro del rango de edad con mayor riesgo de complicaciones debido a que el sistema inmunológico de una persona es más vulnerable en la medida que la edad avanza.

Al referirse a los casos graves de Santa Cruz, el secretario de Salud de la Gobernación cruceña hizo notar que esto confirma el comportamiento que ha tenido el Covid-19 a escala mundial, en que la tasa de letalidad es mayor en personas con más de 60 años. 

Urenda, incluso, proyectó que si el ascenso de la epidemia no se frena y esta alcanza su pico máximo, el departamento cruceño puede llegar a tener unos 3.000 pacientes y cerca de 300 fallecidos, con una incidencia de 290 a 300 pacientes en terapia intensiva.

La mirada de un experto

El infectólogo Juan Saavedra indica que todas personas son  susceptibles de enfermar de coronavirus, pero asegura que el riesgo de muerte aumenta significativamente con la edad.

Explica que, siguiendo la experiencia China, la tasa de mortalidad del Covid-19 en menores de 10 años es de 0%; en personas de 10 a 19 años, sube a 0,1%; de 20 a 29 años, a 0,8%; de 30 a 39, a 1,7%; de 40 a 49, a 3,4%; de 40 a 59%, a 12,5%; de 60 a 69, a 30%, de 70 a 79; a 30%, y de 80 para adelante, al 20%.

Saavedra explica que el riesgo de complicaciones aumenta con la edad porque en mayores de 60 años el sistema inmunológico tiene menor capacidad de respuesta al virus, por lo que hay más riesgo de desarrollar neumonía en formas graves. Esta posibilidad aumenta si la persona tiene enfermedades de base, agrega.

Para Saavedra, la tasa de letalidad que registre el país dependerá del cumplimiento de la cuarentena y de las medidas de prevención contra el coronavirus.

Sin embargo, en una proyección hecha por Saavedra, siguiendo la experiencia de China y de Italia, se estima que podría haber entre 40 y 200 fallecimientos en Santa Cruz. Si se repite el escenario italiano, donde las acciones de las autoridades y respuesta de la población fueron tardías, Saavedra estima que 404 enfermos podrían tener necesidad de terapia intensiva y, de estos, 200 fallecerían. Empero, si se actúa como lo hizo China, menos de 100 precisarían terapia intensiva y unos 40 terminarían falleciendo.

 Saavedra afirmó que el reto consiste en bajar al mínimo este riesgo, pero dependerá de los planes de contingencia y del apoyo de la población, que debe cumplir la cuarentena, concluyó.

Comentarios