Según su análisis, se vulneró la Ley de Medio Ambiente y la Forestal. Al haberse talado el bosque de protección, hay riesgo de inundaciones en la zona

El Deber logo
3 de enero de 2017, 4:00 AM
3 de enero de 2017, 4:00 AM

El director del Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi), Luis Aguilera, dijo que se realizó una inspección al área deforestada el jueves a mediodía junto con representantes de la Alcaldía de San Carlos. 

Se evidenció, entre otras cosas, que la empresa china no tenía documentación en el lugar, que ha construido un canal para desviar hacia el río Surutú un arroyo que pasaba por el área desmontada y que el punto más cercano del área deforestada está a menos de 30 metros del río. “Hay un impacto ambiental, irregularidades administrativas y falta de respeto a las leyes”, afirmó.

El área afectada, explicó Aguilera, está en una curva donde el Searpi construyó defensivos para proteger la carretera Santa Cruz – Cochabamba y la población de Santa Fe. “Al dejar vulnerable esta zona, sin bosque de protección, el agua puede entrar y atacar ‘por la espalda’ de los defensivos”, afirmó. 


Ante esta situación, alertó que “esto podría implicar la pérdida de vidas humanas y, si consideramos que se compromete las estructuras de los defensivos construidos por Searpi, habría un daño económico al Estado”. 

La secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación, Cinthia Asín, indicó que se analizará el informe para posibles acciones civiles y penales