Escucha esta nota aquí

Aislados y con supervisión médica por causa del covid-19. Así se encuentran 14 integrantes de la marcha indígena de los pueblos de la Amazonía, Oriente y Chaco boliviano, que se encuentran hace 55 días en el coliseo polideportivo de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) en Santa Cruz de la Sierra para exigir respeto a su tierra y territorio.

El secretario municipal de Salud de la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, Roberto Vargas, confirmó ayer que las personas afectadas por el coronavirus se mantienen en su área de aislamiento, divididos en dos grupos. “Se han hecho también más pruebas de antígeno nasal y otros estudios, que han confirmado (los casos), pero no hay más positivos, que es lo importante”, aseguró Vargas.

Agregó que se planteó la idea de llevarlos a un centro de salud, pero ellos decidieron no hacerlo. “Anoche (lunes) se les realizó la primera atención, también se les dejó medicamentos para que puedan estar mejor y recuperarse más rápido”.

Sobre los pacientes aislados, añadió que tienen síntomas leves, algunos se encuentran en su octavo día y otros son asintomáticos, complementó la autoridad municipal.

Cuarto intermedio y leyes

Por otro lado, la columna de la marcha tiene previsto entrar en un cuarto intermedio en sus movilizaciones y se estaría desconcentrando para volver este fin de semana a sus territorios, después de 91 días de estar alejados de sus casas. En tanto, las cabezas de los marchistas permanecerán unos días más en la capital cruceña para consolidar la base del Parlamento Indígena.

El líder de la marcha, Marcial Fabricano, recordó que el Gobierno de Luis Arce Catacora tomó una posición con “su indiferencia, un posicionamiento discriminador, racista y tendencioso de únicamente atender a los que son suyos”.

Agregó que eso los animó a consolidar el Parlamento Indígena, estructurando un movimiento que los posiciona para que puedan definir un futuro sin depender del gobierno central. “Esto nos ha llevado a replantear nuestra agenda de trabajo y comenzar en lo que van a ser las gestiones de nuestro Parlamento”.

En estos días, el legislativo de las naciones indígenas viene trabajando en tres normas para su consolidación. La primera viabiliza su creación, sujeta a tres resoluciones que se consolidaron durante la marcha de Trinidad hasta la capital cruceña. Una de las resoluciones señaló que la sede principal del Parlamento Indígena estará en Santa Cruz, la segunda determinó su conformación con los representantes de los 34 pueblos indígenas de tierras bajas, y la tercera viabilizará el trabajo de comisiones dentro de este legislativo, que se trasladarán a tres regiones: Amazonía, Oriente y Chaco Boliviano.

La segunda ley tiene relación con la captación de recursos económicos que llegarán desde el exterior del país. Esto fue consolidado durante la COP26, realizada este año en Glasgow, Escocia, en donde el representante de la marcha Tomás Candia, señaló que el Parlamento Indígena necesita ser parte de los financiamientos internacionales.

Sobre este punto, el expresidente de la Asamblea del Pueblo Guaraní y actual miembro del Consejo Continental de la nación guaraní, Celso Padilla, señaló que el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo decidieron realizar los aportes económicos directo a las naciones indígenas y no a través de los gobiernos nacionales.

“Se va a pagar con el llamado Fondo Verde a los indígenas por preservar su naturaleza y no cortar un solo árbol, además de evitar que los bosques sean incendiados”, indicó el dirigente.

La tercera norma será sobre el reglamento y manual de funcionamiento que tendrá el Parlamento Indígena. Las tres leyes estarán listas este viernes y estarían siendo aprobadas una vez se instale la sesión del legislativo.

Negocian con el Gobierno

Ayer, en horas de la noche, los representantes de la marcha indígena campesina chiquitana, que se encuentran hace dos meses acampando en el atrio de la Catedral cruceña, se reunieron con el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, en el patio central de la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra.

En el encuentro, que tuvo como mediador al alcalde Jhonny Fernández, el representante los marchistas chiquitanos, Franklin Moreno, recordó que se encuentran de luto por el fallecimiento de un marchista en la comunidad de Tierra Firme a consecuencia de “golpes y torturas”, supuestamente realizados por avasalladores.

El viceministro Ríos pidió un cuarto intermedio, hasta enero de 2022, para realizar mesas de trabajo y trabajar en las demandas. Hasta el cierre de edición, 21:50, seguía la reunión.

Comentarios