Escucha esta nota aquí

Ya habían finalizado los discursos y el tedeum en honor a los actos conmemorativos por la gesta libertaria de Santa Cruz, pero los ánimos seguían enardecidos durante el festejo departamental.

Molestos por el supuesto manoseo de la wiphala, integrantes del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) iban en busca de la bandera, cuando se cruzaron con un grupo de indígenas del oriente que estaba en el lugar y se generó el incidente.

A los gritos de ¡chiquitanos! ¡chiquitanos¡ ¡Fuera masistas! los chiquitanos hicieron que los del Comamaq opten por dejar la plaza 24 de Septiembre. En su retirada, el tata Iver Valenzuela quedó rezagado y en dos oportunidades fue chicoteado, primero por un hombre y luego por una mujer.


Tras los incidentes, Ana Susana Larrea, integrante del Conamaq, criticó lo sucedido y lamentó el enfrentamiento entre indígenas bolivianos.

“Vinimos a celebrar el cumpleaños de Santa Cruz y al ver pisoteada nuestra whipala reclamamos. Cuando íbamos a saludar a nuestros hermanos del oriente fuimos agredidos. Si (Luis Fernando) Camacho tiene un problema con el Gobierno que lo solucione, pero que no nos enfrente entre indígenas”, dijo Larrea.

Sobre el incidente, Valenzuela detalló que fue agredido, mientras daba una conferencia de prensa, por indígenas de tierras bajas y que en dos oportunidades fue chicoteado con un simbao (colepeji), a tiempo de aclarar que el Conamaq es autónomo y no pertenece a ningún partido político.


Comentarios