Escucha esta nota aquí

Sin la completa entrega de recursos de coparticipación, ni el desembolso íntegro del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), ni el cobro del pago de impuestos municipales, así se preparan las alcaldías para encarar la nueva fase de la cuarentena que desde el lunes regirá en el país.

El Gobierno central ha dejado en manos de las Gobernaciones y los Gobiernos municipales la responsabilidad de encarar, en base a su propio índice de riesgo, las medidas de restricción para minimizar el contagio entre sus habitantes. 

Sin embargo esta disposición es considerada como una "irresponsabilidad" por Jorge 'Chichino' Morales, uno de los alcaldes con mayor número de gestiones en el país y que incluso en su momento, colocó a La Guardia como municipio modelo. 

"El Gobierno ha dejado en indefensión, en abandono a las gobernaciones y principalmente a los municipios de provincia. Sabemos que el crecimiento de infectados está en ascenso y sin embargo se nos quita toda posibilidad de ayuda", dijo Morales en la previa a la reunión de coordinación del Centro de Operaciones de Emergencias que fue convocada de urgencia para este viernes.

La falta de recursos económicos es uno de los problemas para encarar este nuevo proceso, reclama Morales; incluso, tal situación fue puesta en conocimiento a la opinión pública en el último encuentro de la Asociación de Municipios Cruceños (Amdecruz).

"La señora presidenta (Jeanine Áñez) está creyendo que nosotros los alcaldes, principalmente de provincias, que tenemos recursos limitados o que no nos llegan, vamos a hacer milagros. Es una total irresponsabilidad de este Gobierno que está creyendo que con Bs 500 de bono va a paliar o solucionar el problema de los habitantes de este país", dijo Morales.

En un mensaje emitido anoche, la ministra de Comunicación, Isabel Fernández, informó que a partir del 1 de junio se implementará una cuarentena dinámica y condicionada que será regida por las Gobiernos departamentales y municipales que serán los que diseñen e implanten las tareas de mitigación para la ejecución de planes de contingencia por la pandemia.

Recalcó de que las acciones asumidas son pensadas en el bienestar de la población pues no se puede regir a todo un país cuando no en todas las regiones las condiciones y el avance del virus es el mismo.

Con lo dispuesto "se nos deja a la deriva", refutó Morales, "porque nos deja la responsabilidad de que nosotros tengamos que definir con todos los infectados en sus diferentes problemas: desde la asistencia con aislamiento, equipos de bioseguridad y la dotación de alimentos", todo esto sin contar con los recursos económicos necesarios por concepto del pago de coparticipación, IDH y el cobro de impuestos porque ahora ningún alcalde está loco para exigir a la ciudadanía el pago de sus obligaciones tributarias porque las actividades no han sido normales", enfatizó.