Escucha esta nota aquí

El sábado desde las 9:00 un grupo de pobladores de diversos sectores bloquearon el ingreso a Yapacaní con diversas demandas como poder volver a sus actividades, las largas colas en los surtidores, supuestos errores en algunos diagnósticos por coronavirus, el cumplimiento de las medidas económicas por deudas a entidades bancarias, pago de alquileres y otros. 

Por la tarde, el alcalde Vicente Flores acudió junto a una comisión de dirigentes y de Control Social para escuchar sus pedidos y también para explicarles que el municipio, debido a que está catalogado como riesgo medio, podrá flexibilizar las medidas desde el lunes. Sin embargo, pese a la negociación que duró una hora y al acuerdo de un cuarto intermedio, hasta las 23:00 el bloqueo se mantenía y, es más, camiones cargados con tierra habían llegado al lugar para endurecer la medida. 

Flores explicó a los bloqueadores que desde el lunes, Yapacaní, que presenta cinco casos de Covid-19, podrá retomar la circulación de transportistas y la atención de comercios de 6:00 a 15:00, pero, aseveró que el transporte y el comercio deben cumplir con las medidas de bioseguridad.

En esos mismos horarios atenderán las instituciones privadas y públicas, aunque aclaró que no se ha podido garantizar la atención de las entidades bancarias debido a que no hay condiciones de seguridad al haberse replegado la Policía.

Asimismo, señaló que los menores de edad y los mayores de 65 años podrán salir acompañados en determinados horarios. Las restricciones de circulación para todos serán de 17:00 a 5:00 am.

Gendarmes agredidos

En horas de la mañana del sábado, gendarmes junto a la comisión de Seguridad Ciudadana del municipio salieron a las calles de Yapacaní para evitar el asentamiento de comerciantes que llegan de otros municipios sin ninguna medida de seguridad incumpliendo la normativa y poniendo en riesgo al resto de la población. En esas circunstancias un grupo de mototaxistas se agruparon y junto con algunos comerciantes comenzaron a agredirlos, hiriendo a algunos que fueron llevados a centros hospitalarios.

Esta es la segunda vez que los gendarmes municipales y funcionarios que intentan hacer cumplir la cuarentena son agredidos, ya que la primera fue el anterior sábado.