Escucha esta nota aquí

El municipio de Santa Cruz de la Sierra sospecha que la nueva cepa brasileña de Covid-19 ya está circulando en la ciudad. El primer paciente sería un hombre de 38 años que se encuentra internado y en observación, luego de que estuvo presente en una fiesta de amigos en la frontera con Brasil.

"Yo estoy ante una tercera ola, con gente en la ciudad que probablemente ya tenga esta nueva forma de Covid, que hace que en 72 horas la persona fallezca. Hemos tenido una persona de 38 años que jugando fútbol se cayó y directamente se fue a terapia intensiva, pese a que no tenía ningún síntoma”, indicó la alcaldesa Angélica Sosa, quien además afirmó que, hasta el 3 de mayo, su último día en funciones, protegerá a su municipio.

Sosa indicó que los familiares creyeron que el paciente se había desmayado debido a que se le subió la presión, pero al llegar al hospital le realizaron análisis médicos y detectaron que el 100% de sus pulmones estaban comprometidos a causa del virus.

“El hombre está intubado, pero antes de ello se lo interrogó y este dijo que estuvo en Brasil en una fiesta y luego visitó un boliche en Santa Cruz. Ese es el peligro al que se expone la gente cuando incumple las normas, por eso hemos decidido restringir los bares, boliches y cualquier fiesta que promueva la aglomeración”, explicó la autoridad edil.

La alcaldesa interina comentó que el paciente se encuentra en observación rigurosa, mientras se realizan los análisis para confirmar si se contagió de la nueva variante de Covid-19, la cepa P1.También, sus familiares y contactos directos están bajo vigilancia.

Es el primer caso de observación, sin alarmar a Bolivia, pero nos aflige los contactos, esperemos no sea la cepa (P1), la cual ya no está viendo las edades y ataca a la gente más joven”, señaló Sosa.

Comentarios