Escucha esta nota aquí

Cuatro personas resultaron heridas durante un enfrentamiento entre comerciantes y guardias municipales ocurrido el lunes por la noche en la avenida General Campero, zona de la Cumavi. Comerciantes y municipio cruzan acusaciones sobre la responsabilidad de los hechos.

El director de Espacios Públicos, Eventos Especiales y Expendio de Bebidas Alcohólicas del Gobierno Municipal, Javier Cedeño, dijo que el operativo transcurría con toda normalidad, “como ocurre cada noche por diversas zonas de la ciudad”, hasta que fueron provocados por un grupo de comerciantes.

Desde dos vehículos que aparecieron en el lugar se bajaron personas que increparon el operativo y alentaron a otras personas, “que no necesariamente eran comerciantes”, para agredir a la Guardia Municipal. 

Durante la jornada de hoy harán las averiguaciones para asentar una denuncia por obstrucción al trabajo, adelantó el director de Espacios Públicos.

De acuerdo con la versión de Cedeño, estaban perifoneando para que los comerciantes de la feria Cumavi cumplan los horarios de atención al público que se extiende hasta las 17:00 horas, según se dispone en la normativa de cuarentena flexible. El operativo fue para controlar que los comercios cumplan la norma.  

Ante la presencia de la Guardia Municipal, muchos comerciantes optaron por cerrar las persianas y concluir su jornada de trabajo. No obstante, otros seguían trabajando, por lo que se procedió a decomisar “tres mochilas tomatodo en un puesto de venta”.

Cedeño relata que, en las calles casi vacías, aparecieron dos vehículos que interceptaron el camión municipal y comenzaron a increpar a los guardias municipales. Ante los gritos, fue apareciendo gente, “no sabemos si eran comerciantes, nos arrojaron piedras”.

Una de las piedras golpeó en el rostro de un gendarme y supuso la reacción de sus compañeros en un intercambio de golpes en plena vía pública. Cedeño dijo que "no se justifica ningún tipo de agresión por parte de nosotros”, por lo que advierte con sanciones internas en caso de que se detecten abusos.

En un vídeo difundido por Espacios Públicos, se refleja el trabajo de control por parte de esta repartición y con apoyo de la Guardia Municipal. Los 14 gendarmes y 4 inspectores recorren la vía mientras informan a los comercios la necesidad de acatar las normativas.



En las redes circulan vídeos de denuncia ante este actuar y denuncia el abuso de la Guardia Municipal. Una señora, identificada como comerciante, acusa a los uniformados de "quitarnos nuestras fuentes de trabajo", pues viven del día a día. "No nos dejen trabajar tranquilamente”, expresa. 

En otro vídeo se ve a un comerciante que es trasladado a un centro médico para ser atendido por una herida en la cabeza.

Los operativos pretenden restablecer el orden en las calles para que no sean invadidas por puestos de venta que, muchas veces, se desdoblan desde comercios establecidos. 

La autoridad indica que, en ningún momento se impide el derecho al trabajo, pero sí se les exige el cumplimiento de las normas y el respeto a los gendarmes.

 “Primero perifoneamos y hablamos con la gente”, dijo Cedeño al explicar el procedimiento habitual que, en caso de desobediencia, “se procede al decomiso por incumplir las normas”. De acuerdo a la reglamentación, los comerciantes tienen 10 días para cancelar su multa y recuperar el material decomisado.