Escucha esta nota aquí

La alcaldesa interina de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Angélica Sosa, realizó este martes una inspección a los centros integrales, donde de forma progresiva se habilitarán 502 camas de internación para pacientes con coronavirus.

La intención es fortalecer los centros de primer y de segundo nivel a fin de garantizar que los afectados reciban atención oportuna antes de que sus cuadros se compliquen y lleguen a precisar de terapia intensiva. Para el próximo lunes se anuncia la apertura del primero, en el barrio El Tatú, de la Villa Primero de Mayo, que contará con 60 camas.  Posteriormente se habilitarán al menos otros cinco, en otras zonas de la ciudad.

Con más 4.517 casos positivos y 128 fallecidos, la situación en el departamento de Santa Cruz es preocupante. Las alarmas se encendieron más con el reporte diario de este lunes, que fue el más alto desde que el 10 de marzo, cuando se reportó el primer caso de coronavirus. La jornada cerró con 328 registrados, de los cuales 226 (69%) eran de la capital cruceña.

La alcaldesa coincide en que los datos prenden las alarmas y asegura que el Gobierno Municipal hará todo lo que esté a su alcance para no dejar desamparada a la población en esta fase de la pandemia, donde ya hay contagio masivo. No obstante, insta a la población a que se quede en casa y mantenga el distanciamiento social para lentificar el avance del virus "porque si todos nos contagiamos al mismo tiempo no habrá sistema que abastezca".  

“Ya no nos vamos a estar lamentando. Vamos a proteger a nuestra población y vamos a hacerlo con recursos municipales, no vamos a esperar más que vengan otras instancias. Me voy comprometer a habilitar 500 camas hospitalarias en el primer y segundo nivel (…) Ayer decidí agarrar el toro por las astas y aquí vamos a estar”, indicó Sosa, al momento de visitar el centro del barrio El Tatú.

Acompañada del médico Herland Vaca Díez, que está asesorando al Gobierno Municipal en la atención de la pandemia, la alcaldesa dijo que los pacientes recibirán asistencia médica y tratamiento gratuito.

Los otros centros que pasarán a fortalecer la atención del Covid-19 son: el del barrio Trapiche, en la Pampa de la Isla, con 60 camas; el del Distrito 5, con 50 camas; el Elvira Wünderlich, con las camas que sean necesarias; y otros que están siendo verificados.

Fortalecerán los albergues

La otra forma en que el municipio espera responder al avance de la pandemia es través de la ampliación de la capacidad de los albergues para afectados que no requieren internación. 

El secretario municipal de Infraestructura y Equipamiento Social, Roberto Áñez, informó de que actualmente se disponen de 600 camas, distribuidas en el centro Ana Medina, en el módulo San Isidro, en el centro de la Alegría y en otros dos módulos educativos, donde hay espacio suficiente para recibir a más afectados que no tienen condiciones para entrar en aislamiento en sus domicilios. 

A decir de Áñez, en caso de ser necesario, se habilitarán espacios adicionales en los módulos habilitados y también existe la propuesta de usar parte de los predios de la Expocruz como albergues, planteamiento que será evaluado en caso de que se precise.