Escucha esta nota aquí

Los ánimos ya estaban más caldeados en el tercer día del plantón de los transportistas del Sindicato de Transporte Santa Cruz y de la Federación Departamental de Cooperativas de Transporte Santa Cruz (Fedectrans), que protestan exigiendo modificaciones a la Ley de Movilidad Urbana. En la vía del segundo anillo más próxima a la avenida Alemania, justo en el ingreso de la Secretaría Municipal de Recaudaciones (SER), no se puede circular en motorizado y tampoco se permite el ingreso de quienes quieren entrar a pagar sus impuestos o a realizar un trámite de transferencia, por ejemplo.

El que intenta acercarse a la puerta se encuentra con un muro humano, quienes están ahí armando un ruedo cierran el paso sin dar más explicaciones. EL DEBER intentó en vano traspasar la cadena de personas que no cedió ni cuando se les mostró la credencial de periodista.

Una joven de uniforme ejecutivo aprovechó que tuvo cerca al dirigente del Sindicato Santa Cruz, Aldo Terrazas, para gritarle que es un delito tener de rehenes a las personas ahí adentro y que más pronto que tarde se van a tener que ir “como las ratas que son”.

Mientras tanto, sobre la vía ya hay un toldo y toda clase de vendedores de panchitos, refrescos, sándwiches de chola, tocos de plástico y paraguas.

El secretario de SER, Joaquín Crapuzzi, hizo la estimación de que, por día, la Alcaldía deja de percibir Bs 5 millones, dado que, a medida que se acerca el plazo final para acceder al descuento del 25%, más gente suele acudir a pagar sus impuestos.

Según Crapuzzi, en el plantón del 23 de enero, que duró un día, la pérdida estimada fue de medio millón, pero ahora que está cerca el 15 de febrero (fecha tope del descuento) la pérdida es mayor.

Crapuzzi mostró dos demandas contra Terrazas y otros dirigentes; la primera la sentó la comuna por daño económico, y la segunda la presentó él, el martes, por daños, por perjuicio, por coartar el derecho al trabajo y por molestar a los vecinos que tienen sus negocios alrededor.

“Si bien es cierto que los impuestos se pueden pagar en cualquier entidad financiera, se está perjudicando a la gente que quiere hacer trámites de transferencia por venta de casas y autos, y a los de la tercera edad que tienen que hacer un trámite para gozar de un 20% extra de descuento. El daño no es a la Alcaldía, es al progreso de Santa Cruz”, apuntó Crapuzzi.

La queja de los transportistas

“Nuestra protesta va a continuar, no podemos permitir tanto abuso y mentira del municipio. Tuvimos una mediación a través del viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, y la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, nos sugirió que no pidamos la anulación, sino la modificación a la Ley de Movilidad Urbana, y eso hicimos”, explicó Terrazas a tiempo de poner el dedo en el hecho de que mientras no atienden sus observaciones a la ley le dan la concesión del BRT del primer anillo a la línea 17 y 18, propiciando un verdadero monopolio, “porque prácticamente por donde va a andar el BRT no va a andar nadie más y se va a reducir el 65% de las líneas. Conminamos a las autoridades a que digan qué líneas no van a ingresar al centro”.

Respecto a las dos denuncias en su contra interpuestas por la Alcaldía y por la Secretaría de Recaudaciones, Terrazas afirmó que eso es amedrentamiento y que se va a defender. Mientras tanto, el plantón seguirá en la zona, que ya huele a orina y tiene basura.

TRUFIS DEL PRIMER ANILLO RECLAMAN PARCIALIDAD DE LA COMUNA POR CEDER LA RUTA DEL BRT A LA LÍNEA 17 Y 18

Víctor Rodríguez, secretario general de la Federación de Transporte Libre, habló a nombre de sus afiliados que protestaron afuera de la Subalcaldía del Distrito Uno donde el Concejo estaba sesionando. “Estamos aquí pacíficamente porque los concejales van a ratificar una concesión que se ha dado a un sector solamente (línea 17 y 18 del primer anillo). Es un sector preexistente y tradicional como nosotros que se presentó para adjudicarse la ruta BRT, pero da la casualidad de que un día nosotros teníamos mejor puntuación y al otro día ellos salen como ganadores y con el encargo de los buses listo”, expresó Rodríguez.

El dirigente se quejó porque cree que hubo desigualdad de condiciones. “Nosotros, los del transporte libre y la cooperativa estamos igual que la línea 17 y 18 por más de 15 años trabajando en la ruta. Se dijo que a todos nos iban a dar la concesión para que trabajemos. Propusimos igualdad de condiciones para que los tres operadores puedan hacerse con la ruta. Nos mandaron las especificaciones de los buses que cuestan más de $us 230.000 y demoran seis meses en importarlos, ¿cómo puede ser que le den la concesión a la línea 17 y 18 y que de aquí a un mes estén los buses acá? ¿Qué es eso, magia? ¿O ya estaba todo preacordado?”, cuestionó.



Comentarios