Escucha esta nota aquí

Autoridades del Servicio Departamental de Salud (Sedes) instruyeron a la red de salud del Norte Integrado reforzar la campaña de vacunación contra la influenza A H1N1, ya que la cuarta muerte del año por este mal ocurrió Montero.

Se trata de un hombre, de 52 años, de ocupación transportista y que no había sido inmunizado contra esta enfermedad. Falleció en el hospital Gumucio Reyes de la ciudad del norte cruceño, después de varios días de estar internado. Era un paciente de riesgo, porque padecía de obesidad.

La muerte de esta persona y la cantidad de enfermos graves que hay en diferentes centros hospitales disparó la alerta amarilla, con el fin de tener el sistema de salud regional movilizado para mejorar la cobertura de vacunación. En lo que va del año solo 30.000 personas han recibido la vacuna y aún quedan 270.000 dosis disponibles.

El director del Sedes, Joaquín Monasterio, pidió a la población, considerada de mayor riesgo, acudir a los centros de salud más cercanos para hacerse inmunizar. En Montero, las brigadas se desplazarán hasta las guarderías y centros de adultos mayores para vacunar.

Monasterio insistió que en todos los centros de salud de primer nivel se tiene que administrar la vacuna. Recalcó que los que incumplan esta disposición serán procesados.

En estos momentos hay cinco personas en terapia intensiva, por complicaciones de A H1N1. Aparte existen 150 pacientes con influenza positivos.

Las anteriores víctimas fatales se registraron: tres en La Paz, uno en Cochabamba, uno en Oruro y tres en Santa Cruz. En total, en lo que va del año, ya son 9 los fallecidos.