Escucha esta nota aquí

Un amago de enfrentamiento se registró al mediodía de hoy entre gendarmes y dueños de locales nocturnos, en momentos en que el personal de la Secretaría Municipal de Seguridad Ciudadana se disponía a salir de las oficinas, en la exterminal. El edificio había sido tomado por propietarios de rocolas, karaokes, bares y locales nocturnos, que exigían a la Alcaldía, que frene los operativos de clausura de los locales que no cuentan con licencia de funcionamiento. Pedían que la comuna les dé un plazo para que regularicen su situación.

Desde la semana pasada efectivos de esa repartición, junto con personal de la Secretaría de Recaudaciones (SER), vienen realizando operativos sorpresa en diferentes zonas, llegando a clausurar hasta la fecha 65 boliches ilegales. Las batidas se realizan en zonas consideradas críticas, por la cantidad de locales que funcionan fuera del horario permitido y sin permiso del municipio.

El secretario de Seguridad Ciudadana, Carlos Moreira, dijo que la medida tiene por objetivo brindar seguridad a los vecinos, que se quejan por el bullicio y por las peleas que ocasionan las borracheras. Agregó que las clausuras son temporales y que volverán a abrir los negocios una vez cumplan con los requisitos exigidos en las normas vigentes, como no estar cerca de establecimientos educativos ni de centro de salud.