Escucha esta nota aquí

Intelectuales, amigos y autoridades expresan sus condolencias a la familia del extinto director de EL DEBER, don Pedro Rivero Mercado, que falleció esta madrugada, además de destacar la obra y la vida del reconocido abogado y periodista cruceño.

Evo Morales Ayma, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia
,

Evo Morales
,

El presidente Evo Morales expresó sus condolencias en su cuenta Twitter:
,

n
,
Rubén Costas
,

Rubén Costas Aguilera, gobernador de Santa Cruz

El gobernador destacó la trayectoria del "patricio cruceño" y lamentó su fallecimiento en su cuenta Twitter:

,
n
,

Angélica Sosa, presidenta del Concejo Municipal
,

Angélica Sosa
,

La presidenta del Concejo Municipal expresó sus condolencias en su cuenta Twitter:

,
n
,


Maggy Talavera, periodista

,
Maggy Talavera
,

La periodista y directora del Semanario Uno subió su mensaje de condolencias en su cuenta de Facebook:
??#?lutoenelperiodismo?
Murió Pedro Rivero Mercado, director de EL DEBER. A las 00:50 del inicio de este lunes 13 de julio de 2016 se fue en un último suspiro. Tenía 84 años, más de la mitad de ellos dedicados al periodismo en Bolivia.
Nos adherimos al dolor de su familia: su esposa Rosa Jordán y sus hijos Willy, Rosario (China), Pedro (Choco), Sonia (Negra) y Juan Carlos (Cacho) Rivero Jordán.,

,


Óscar Ortiz, senador 
,

Óscar Ortiz
,

El senador cruceño Óscar Ortiz se pronunció en el Twitter:,

n
,


Lupe Cajías, presidenta de la Asociación de Periodistas de La Paz
,

Guadalupe Cajías
,

"Él (Pedro Rivero Mercado) estaba en el apogeo de su lucidez mental y creativa y en el más alto momento del crecimiento de su amada criatura, EL DEBER, cuando me recibió aquel martes muy temprano. Solía ser el primero en llegar a la redacción y mientras el resto de la ciudad despertaba, él ya estaba pulcro y en pleno trabajo.

Entonces me mostró la foto de sus hijos, pequeños, sencillos, correteando para entregar a tiempo los ejemplares de aquel periódico que sus padres sacaban cada día con todos los esfuerzos económicos y personales.

"Para que no se olviden de dónde venimos", comentó, mientras recordaba los años difíciles en un Santa Cruz aún polvoriento y aldeano cuando tocaba meter a toda la familia para lograr redactar artículos, componerlos en una antigua imprenta, tener listos los ejemplares al alba y venderlos uno por uno.

Él no quería reservarse ningún mérito. Daba a su amada Rosita Jordán el peso de la victoria, de aquel esfuerzo inmenso, de aquella terquedad, de apostar para mantener informado a su pueblo. Entonces la oficina- por llamarla de un modo- quedaba en medio del griterío de la recoba y de los comerciantes de tamarindo y cuñapés.

Él no ofrecía frutas o telas sino con ideas y principios. Él sabía que su oficio no se limitaba a los productos de temporada que valen tanto o cuánto en una simple transacción que se resuelve con un puñado de monedas.

Él se ocupaba de aquello que no tiene precio, que no tiene tiempo ni moda. Él hacía circular entre los lectores lo más importante del ser humano: la Libertad y en cada número estaba impresa su consciencia.
De ahí lo amé para siempre. Lo amé, lo admiré, lo seguí, lo busqué hasta en los últimos años mientras perdía la vista que se quemaba con tanta lectura y tanta sabiduría. Le encantaba la historia, la ficción, la poesía y los bandos carnavaleros porque tenía en sí el germen del conocimiento: la curiosidad.

Fui feliz al conocer los tomos de su autoría y sus versos puestos en música. Era el más cruceño de todos los que conocí, el más universal y el más paceño, donde se trasladaba físicamente o más tarde sólo con la melancolía. También en el frío andino mantenía la costumbre de ducharse con agua helada a las cinco de la mañana.

La vida nos permitió compartir muchos otros momentos, seminarios, recitales, festejos y viajes para ir por la América morena a defender la libertad de expresión y la necesidad de tolerar el pensamiento ajeno.
Me tocó presidir el jurado que le otorgó el Premio Nacional de Periodismo que anualmente otorga la Asociación de Periodistas de La Paz, galardón que estimó mucho y lució en medio de tantas otras medallas y plaquetas.

Ahora él partió y todo su pueblo lo llora. Él ya no pertenece a su esposa, a los chicos, a los nietos. Él es de todos nosotros y de las galerías donde quedan los hombres que convierten su paso por la tierra en un gran abrazo fraterno".

Edmundo Paz Soldán, escritor
,

Edmundo Paz Soldán
,

"He leído EL DEBER desde que tengo memoria. En Bolivia, donde los emprendimientos culturales no suelen durar mucho, lo logrado por Pedro Rivero Mercado es un hito, un ejemplo, un modelo a seguir. Con mano firme logró reinventar el periódico una y otra vez, adaptarlo a las necesidades de cada época, hasta lograr algo que pocas veces ocurre: identificarse de manera fundamental con su región. Gracias a Pedro Rivero Mercado, EL DEBER es Santa Cruz y Santa Cruz es EL DEBER".,

Pedro Shimose, poeta y escritor
,

Pedro Shimose
,

"Por más que hoy pele el sol en el cielo más puro de América, mi cielo – el mío – estará encapotado y un rayo caerá sobre mi alma porque acaba de morir un amigo. Don Pedro Rivero Mercado (Santa Cruz de la Sierra, 19.10.1931 – 13.06.2016) se ha ido dejándonos huérfanos de su palabra noble, sencilla, tolerante, orientadora y valiente cuando la libertad se veía amenazada.

Abogado, periodista, diplomático, empresario, narrador y poeta, hiciera lo que hiciera, a don Pedro le perseguía el éxito. Su trabajo fue felizmente reconocido en vida al concedérsele el Cóndor de los Andes, el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Gabriel René Moreno, el Premio Nacional de Periodismo 1995, el Premio Libertad 2010 y su admisión como miembro de la Academia Boliviana de la Lengua.

Estas distinciones dan una idea de su obra ingente en favor de su patria boliviana, de su tierra camba y de su ciudad natal que le echará de menos porque el progreso de su terruño es, de alguna manera, también suyo. Su contribución al periodismo nacional es innegable. Transformó EL DEBER, modernizándolo en cuanto a empresa, tecnología, diseño gráfico, estilo y lenguaje. Nada, sin embargo, habría conseguido sin el apoyo y la inspiración de su esposa – doña Rosa Jordán – y de sus hijos que siempre estuvieron a su lado. En estas horas infructuosas seguirán estándolo, dando pruebas de coraje y decisión en los nuevos retos que plantea el legado de este gran hombre que acaba de morir. Descansa en paz, inolvidable amigo".,

Carlos Valverde Bravo, periodista
,

Carlos Valverde
,

El comunicador y columnista escribió este mensaje, desde Argentina, en su cuenta de Facebook:,

,


Ruber Carvalho, escritor
,

Ruber Carvalho
,

Un hombre de la llanura grigotana

“La llanura grigotana", era una de las frases que Pedro Rivero Mercado solía acuñar con frecuencia cuando se refería a la tierra cruceña. Y es que Pedro Rivero, cruceño de pura cepa, amante como pocos y de verdad de su terruño, le gustaba la referencia histórica y antigua de esta llanura donde nació y crecieron sus pasos, sus años y sus sueños.

Periodista ante todo, poeta costumbrista del hablar cotidiano de la gente de antes, escritor. Mecenas en muchos emprendimientos de las instituciones, y sobre todo de organizaciones cívicas y culturales.

Hombre que siempre estuvo donde tenía que estar cuando Santa Cruz alzaba la voz exigiendo de los poderes centrales atención a sus demandas. Ahí estaba Pedro y su palabra impresa en fecundos editoriales que marcaban pauta y animaban las justas lucha de este pueblo casi siempre mal entendido por un centralismo discriminador y egoísta. Ahí estuvo Pedro Rivero Mercado con la palabra cruceña para decir a los cuatro vientos que, en esta llanura de Chávez, existe un pueblo que no se rinde ni claudica de lo que en justicia le corresponde y con justeza merece.

Hombre de nobles causas; amigo solidario, intelectual de primera línea, se lo vio desde las páginas de “EL DEBER”, argumentando sobre las necesarias consideraciones de hacer crecer en nuestros aleros, sangre nueva, mentes jóvenes que lleven adelante el hilo conductor del progreso cruceño por los senderos de la modernidad y los nuevos tiempos. Santa Cruz, debe y tiene que ser el motor que dirige la república en el futuro, no por capricho regional, sino por mandato histórico, argumentaba.

Y allí estará Pedro, subido en esa locomotora del pensamiento, escribiendo nuevos editoriales orientando a su pueblo, levantando las viejas banderas con crespones de colores renovados y sus pasos se llenarán del polvo de los caminos de esta llanura grigotana que tanto amó y la lleva inscrita en su piel y su alma.

Pedro Rivero, simplemente se ha ausentado un momento para poder cumplir la consigna del fundador: "Desencantar la tierra" para quererla mejor. Allá estará él, en su llanura grigotana, escribiendo de nuevo, otras coplas, otras novelas, otros cuentos, otros editoriales, y nos contará nuevas ocurrencias acompañando nuevos carnavales. Y un día también será calle o plaza de esta Santa Cruz de sus ensueños".
,

Elenir Centenaro, periodista, exeditora de la revista Extra,

Elenir Centenaro
,

Buen viaje don Pedro
"La noticia de la mañana de este lunes 13 de junio de 2016 es el despegue, en su potente nave, de mi amigo y maestro don Pedro Rivero Mercado y yo le deseo que le vaya hermoso en esta mágica aventura periodística por el espacio sideral y sus constelaciones pintadas de acuarelas de encendidos colores.

La tinta se escurre como una lágrima entre las páginas de papel del periódico anunciando su partida y el momento es perfecto para que el ilustre viajero se eleve en este maravilloso vuelo celestial. Ya nos llegarán noticias de esta histórica travesía pues su pluma mágica seguirá escribiéndonos desde el infinito las mejores primicias noticiosas, los versos mas románticos, y las poesías costumbristas más ocurrentes.

Mientras pinto de palabras sencillas mi homenaje al gran maestro del periodismo, resalto la figura del amigo y colega con el que compartí largas charlas que las guardo como un tesoro antes, durante y después de la época en la que trabaje con el.

Daba gusto escucharlo evocar anécdotas de la forma artesanal en la que a fuerza de pasión elaboraba su periódico en la década de los sesenta.
Una vez me cuenta que el trabajo de toda la fatigosa jornada se fue al tacho porque el prensista tropezó con la bandeja "salida del horno" donde estaban las letras, ordenadas en frases, dentro de los moldes de plomo recién fundido, listas para la rudimentaria impresión que anunciaban una noticia internacional sobre el avance de la guerrilla del comandante Ernesto Che Guevara en Bolivia.

Antes de llegar a fundir cada letra de la noticia, don Pedro desde muy temprano había pegado su oído a la radio de la BBC de Londres donde escuchaba esta y otras informaciones destacadas del mundo que luego procesaba en una vieja máquina de escribir hasta convertirlas en noticia y luego cada letra o cada palabra experimentaba el proceso de alta fundición en plomo y cuando ocurría un accidente como el
mencionado sencillamente no se publicaba esa información al otro día porque era imposible reponerla y en su lugar se colocaba un anuncio publicitario antiguo.

Así trabajaban los héroes del periodismo de entonces pues no habían agencias de noticias ni modernas imprentas digitales, peor aun computadoras, Internet y otras herramientas tecnológicas que facilitan el oficio periodístico en la actualidad.

Don Pedro era un periodista único, sin parangón. Pionero y referente indiscutible del oficio al que le ofrendó toda su vida con pasión desmedida, y brillante emprendedor que supo consolidar la mayor obra periodística del país.

La lucha con el arma de la verdad periodística contra el dominio oscuro de las logias en Santa Cruz en la década de los noventa fue un capitulo histórico que me tocó vivir en el fuego de la cobertura cotidiana desde la redacción de El Deber donde don Pedro demostró por qué triunfa la luz en las tinieblas. En ese entonces quisieron quebrantarlo, pero salió fortalecido y empoderado con la confianza y credibilidad ciudadana extraordinaria, la mejor joya con la que el público y los lectores lo premiaron.

Hoy escribe otra página llena de luz desde su nave celestial que lo acaba de dejar muy cerquita de Dios para que se regocije toda la eternidad. Hasta siempre maestro, colega y amigo".
,

José Rafel Vilar
,

José Rafael Vilar, analista político

Mi homenaje a un Patriarca


Conocí a Don Pedro Rivero Mercado en los años 90 en la antigua sede del periódico en la Suárez Arana, una zona de gran dinámica y un centro económico importante cuando él se hizo cargo del matutino El Deber en 1965.

Hoy muchos lo recordarán como periodista durante 6 largas décadas, refundador de El Deber y participante como periodista y columnista de muchos otros, galardonado con los Premios Nacional de Periodismo en 1995 y Libertad en 2010. También se le mencionará como escritor —cuentista, poeta y novelista— que, como lo describió Pedro Shimose Kawamura, contribuyó a “rescatar y defender el habla cruceña y la tradición de la poesía romántica […] costumbrista y popular iniciada, en Santa Cruz, a comienzos del siglo XIX”, lo que le convirtió en miembro de la Academia Boliviana de la Lengua, así como se le destacará como un digno diplomático en Francia y la UNESCO y un meritorio ciudadano condecorado con el Cóndor de los Andes en 1996.

Pero yo quiero recordarlo en otra faceta, la de su bonhomía caballerosa, que no perdía su amable sonrisa ni en los momentos en que recibía injustas agresiones y que siempre ofrecía su palabra cordial aun a quien no fuera su amigo. Como el espíritu de sus personajes que vivían en el tiempo indefinido de una Santa Cruz que se adentraba en la modernidad sin querer perder la esencia campesina —más idealizada que real— de su pago.

Con Don Pedro, Bolivia pierde uno de sus últimos Patriarcas, emprendedores de futuro y forjadores de una prensa independiente.

OTRAS MUESTRAS DE AFECTO Y CONDOLENCIA
?

EL DIARIO EL POTOSI

La Dirección y Jefatura de Redacción del diario El Potosí se adhieren al dolor que embarga a la familia del diario mayor El Deber por la sensible e irreparable pérdida de quien en vida fue

Pedro Rivero Mercado
Q.E.P.D.
Periodista, maestro de periodistas, impulsor de la investigación periodística en Bolivia y defensor de la libertad de prensa y expresión.
Y, a tiempo de presentar nuestras condolencias a la atribulada familia, elevamos nuestras oraciones al cielo pidiendo que el Supremo Hacedor le otorgue descanso a su alma.

EL TNÉP

Potosí, 13 de junio de 2016

Distinguida familia Rivero:

El Tribunal Nacional de Ética Periodística (TNÉP) hace llegar a ustedes sus más sentidas condolencias por la partida de don Pedro Rivero Mercado, puntal del periodismo cruceño y boliviano, maestro de generaciones de la profesión, férreo defensor de las libertades de expresión y prensa y promotor de la autorregulación.

Sin duda, la huella que deja don Pedro continuará como un referente para los periodistas de hoy y mañana en el país.

Paz en su tumba.
 
CONDOLENCIAS NICOLÁS CASTELLANOS
Querida Rosa:

Estoy en España y recibo la triste noticia del fallecimiento de nuestro querido Pedro, procer de Santa Cruz de la Sierra.

Me deja triste la noticia pero doy gracias a Dios porque D. Pedro ha sido el mejor regalo de Dios para Santa Cruz.

Me uno a vuestro dolor y esperanza. Hombre de Dios, Pedro desde el cielo nos bendice a todos, le encomendamos y nos encomendamos.
Para ti Rosa mi cariño, gratitud y admiración, y también de Hombres Nuevos.

Desde España te reitero a ti y a tus hijos mi más sentida condolencia
Besos
Nicolás Castellanos Franco osa
Obispo Emérito de Palencia

ASOCIACIÓN NACIONAL DE PERIODISTA DE BOLIVIA

SENTIDO PESAME
A nombre de los periodistas de Bolivia expresamos a la familia Rivero Jordán y a todos los colegas de El Deber nuestro más sentida condolencia por el fallecimiento de don Pedro Rivero Mercado, estimado director del Diario Mayor y maestro de varias generaciones de periodistas del país.

Recordaremos con mucho cariño a Don Pedro por su permanente apoyo a las organizaciones gremiales de periodistas y por su inclaudicable defensa de la libertad de prensa e información.

Sus reflexiones serenas y puntuales sobre el acontecer nacional expresadas en los editoriales de El Deber nos dejan enseñanzas valiosas a los periodistas nacionales.

Su contribución al periodismo nacional fue innegable, porque transformó EL DEBER y lo ubico como el diario de mayor circulación nacional gracias a su modernización en cuanto a empresa, tecnología, diseño gráfico, estilo y lenguaje.

Paz en su tumba!
Ronald Grebe Presidente Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia

GOBIERNO AUTÓNOMO MUNICIPAL DE SAN IGNACIO DE VELASCO

El alcalde municipal de San Ignacio de Velasco, Lic. Moisés Fanor Salces Lozano, a nombre del Gobierno Autónomo Municipal de San Ignacio de Velasco, expresa sus condolencias y cercanía en oración por el sensible fallecimiento del querido:

Dr. Pedro Rivero Mercado
Director del Diario Mayor El Deber

Hombre de gran trayectoria al servicio del periodismo boliviano, conocido por ser un defensor de la intendencia y libertad de prensa.

Elevamos nuestras oraciones para que el divino creador de consuelo a su familia, allegados y funcionarios del Deber por tan irreparable pérdida para todos nosotros.

Lic. Moisés Fanor Salces Lozano
Alcalde Municipal
,

La exdiputada del MAS, Betty Tejada, sigue en los planes electorales del oficialismo.
,

Betty Tejada

Con El Deber Cumplido nos deja un gran cruceño; esposo, padre, abuelo; amigo; el periodista, escritor y empresario propietario de El Deber, Diario Mayor.

Su legado al país y particularmente a Santa Cruz es muy importante por su valor y significado social. Una gran empresa periodística familiar construida con mucho esfuerzo, tesón y entusiasmo, vocación y fe..
Quienes lo conocimos a Don Pedro Rivero Mercado, aprendimos mucho del amor a su tierra, su pasión por el periodismo y las letras, la palabra bien escrita y la verdad bien dicha.

Como columnista de El Deber lamento tan irreparable perdida para el buen periodismo; no dudando de,que la famimia seguirá el mismo sendero. Mis sentidos pésames.