Escucha esta nota aquí

Llegó a la Chiquitania. La presidenta Jeanine Áñez arribó la tarde de este miércoles a San Ignacio de Velasco (Santa Cruz), una de las regiones afectadas por los incendios forestales que nuevamente se registran en el país. Anunció la aprobación de dos decretos; la declaratoria de emergencia nacional y la abrogación de la norma que aprobó el MAS, que legalizaba los chaqueos.

La autoridad recapituló las crisis que le tocó vivir en sus casi once meses de gestión y garantizó que se dispondrá de todos los recursos necesarios para evitar el daño a la flora y fauna, recalcando que pedirá ayuda internacional si la situación lo requiere.

“Miren ustedes la doble moral, porque mientras en organismos internacionales Evo Morales manifestaba el cuidado de la Madre Tierra, en lo nacional, ante las emergencias, la Madre Tierra no le importaba”, afirmó la jefa de Estado.

Explicó que la primera disposición permitirá actuar sin trabas burocráticas. También informó sobre la instrucción a la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) para que sea “implacable” contra las personas que inicien el fuego.

“El compromiso es de no descansar hasta  parar el fuego y se nos ha preguntado si nosotros vamos a recurrir a ayuda internacional, decimos que vamos a recurrir absolutamente a todo que nos ayude a parar el incendio, evitar la desgracia que vivimos el año pasado”, aseguró Áñez.

Los datos de la ABT indican que, hasta la primera semana de septiembre de 2020, las áreas afectadas por incendios forestales en Bolivia alcanzaron las 598.716 hectáreas. Mientras que, para similar período de 2019, las hectáreas quemadas sumaban 2.161.414.

La primera mandataria también delegó al ministro de Defensa, Fernando López, para que se traslade a todas las zonas afectadas y coordinar las acciones con las autoridades locales y departamentales. “Todos tenemos que tener el compromiso de trabajar para frenar estos incendios”, recalcó.