Escucha esta nota aquí

La presidenta Jeanine Áñez realizó la entrega de respiradores artificiales para el hospital Japonés la noche de este jueves. Otros equipos serán destinados a los hospitales de la Pampa de la Isla y San Juan de Dios.

Durante la entrega de los equipos la mandataria lamentó la demora de dos días en el arribo de los respiradores al país, en momentos en el que el sistema de salud los necesita para afrontar la crisis sanitaria a causa del coronavirus.

Estamos dejando en Santa Cruz 30 respiradores, tenemos un plan en marcha que es para que las personas infectadas con el coronavirus puedan ser atendidas. Tenemos por recibir 600 respiradores y los vamos a distribuir en todo el país”, indicó Áñez.

Por otra parte, la mandataria aseguró que entregará más respiradores mecánicos en todos los departamentos del país para garantizar la atención de pacientes que requieran ser asistido por estos equipos.

“No quisiéramos que las personas contagiadas lleguen a estar graves para que no lleguen a usar los respiradores; sin embargo, necesitamos tenerlos por si algún boliviano lo llega a necesitar y que a nadie le falte”, agregó. 

Con relación a la cuarentena que se extiende en algunas regiones del país, la presidenta aclaró que esta decisión no forma parte de un capricho personal y pidió a la población boliviana seguir con los procedimientos básicos y respetar el distanciamiento físico entre personas.

“La cuarentena que hemos establecido una vez más no ha sido caprichosa, es simplemente asumida para cuidar la vida de los bolivianos. Estamos haciendo los esfuerzos y seguiremos trabajando, porque la salud y la economía es nuestro objetivo este momento”, concluyó.

Los equipos llegaron en horas de la tarde al aeropuerto de Viru Viru procedentes de Barcelona (España), gracias al financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En los próximos días, deben llegar otros 250 respiradores y el resto, hasta completar los 500 comprados por el Gobierno, estarán en suelo boliviano hasta mediados de junio.

La presidenta aprovechó la oportunidad para manifestar su ‘dolor’ de haber encontrado un sistema de salud ‘tan precario’, sobre todo en estos momentos en el que país enfrenta una crisis a causa del coronavirus.