Escucha esta nota aquí

La alcaldesa interina de Santa Cruz de la Sierra, Angélica Sosa, manifestó su descontento sobre las detenciones de la expresidenta Jeanine Áñez y sus exministros, Álvaro Coímbra y Rodrigo Guzmán por el caso de supuesto golpe de Etado.

Repudio el trato denigrante, la falta de respeto y consideración a una expresidenta de Bolivia, que accedió al más alto cargo del país en un momento de profunda incertidumbre social, política e institucional, producto de una movilización pacífica que demandaba el derecho a su voto”, dijo la autoridad edil la tarde de este lunes, durante un acto de inauguración de una guardería municipal en el Distrito 3.

Sosa indicó que no existió un golpe de Estado en 2019, pues argumentó que lo que se descubrió fue un fraude electoral, el cual fue denunciado por la Organización de las Naciones Unidas y provocó la movilización de todos los bolivianos.

“Llamo a la reflexión a todas las fuerzas democráticas, a las autoridades en funciones y autoridades electas, a deponer actitudes revanchistas y conducirse por el respeto a la Constitución, al debido proceso y a las leyes”, pidió.

La alcaldesa interina lamentó que los poderes del Estado desconozcan el fraude electoral denunciado y que asuman una persecución política contra Añez y sus exministros, en vez de “ocupar el lugar de protección de la población y la defensa de la democracia”.

Por su parte, más temprano, el Gobernador Rubén Costas, también se pronunció sobre las detenciones de las exautoridades del Gobierno de transición y coincidió con Sosa, al mencionar que se está registrando una persecución política.

El líder cruceño dijo que con hipocresía el presidente ofreció paz, pero que entre las sombras de la noche persigue a los opositores, motivados por un discurso de odio y venganza “por los hechos acontecidos en octubre de 2019 trasgreden los procesos democráticos".

“El MAS cambió de actores, pero su esencia antidemocrática de abuso y atropellos se mantiene fiel a sus orígenes”, puntualizó.

Comentarios