Escucha esta nota aquí

La fauna silvestre que habita en la zona de la Chiquitania donde se registran los incendios libra su propia batalla, la lucha por la vida. La reactivación del fuego en la reserva de Copaibo (en Concepción), dos incendios en San Ignacio de Velasco y otro en San Matías llevan a los animales a buscar refugio.

En esa búsqueda muchos no resisten. Son alcanzados por las llamas o mueren atropellados en las carreteras. Los que corren mejor suerte son rescatados por funcionarios que cumplen labores de mitigación del fuego y atención de la emergencia, pero faltan manos. Otros animales huyen y se les pierde el rastro, ya que solo se los ve a lo lejos.

Paola Montenegro, jefa de  la Unidad de Tierras Bajas de la Dirección General de Biodiversidad, del Viceministerio de Medio Ambiente y Agua, explicó que entre los animales afectados se encuentran zorros de patas negras, osos hormigueros, pillos, tejones y otros que son nativos de la zona. Las aves también están huyendo, pero al ser fuego rastrero no está afectando a los nidos.

Desde el Ministerio reportaron que cientos de animales corren riesgo de quedarse sin hogar, perder sus refugios y alimentos. Al estar desorientados también corren peligro, por lo que las personas que quieran ayudarlos pueden comunicarse al número de celular 63504525.

"En dos zonas encontraos animales calcinados, en otras han escapado, pero están volviendo a alimentarse y a partir de hoy vamos a ir a las zonas para hacer rastrillajes y colocar comederos y bebederos", sostuvo Montenegro.

Además expuso que, si bien hay animales que logran escapar, hay casos en los que son atropellados por vehículos y a esto se suman cazadores que están aprovechando la situación, por lo que no se descarta emitir una normativa para evitar estos hechos. 

En Concepción, en San Ignacio de Velasco y en San Matías hay brigadas de voluntarios, apoyados por el Ministerio de Defensa y de Medio Ambiente y Agua, para socorrer a los animales silvestres que huyen del fuego. Incluso se habilitaron albergues en dichos municipios. 

El caso más reciente fue el de una tortuga hallada en Copaibo, presentaba quemaduras en el cuerpo y, aunque no era de gravedad, sí precisó de atención y tratamiento médico, según las brigadas que trabajan en la zona.