Escucha esta nota aquí

El comandante de la IV División de Ejército, coronel Gonzalo Murillo, reconoció que 12 soldados del Regimiento Campos VI de Infantería acantonado en Boyuibe, dieron positivo a la prueba de coronavirus, tal como lo había denunciado la alcaldesa de dicho municipio, Alejandría Vacaflor, pero dijo que éstos han sido aislados en ambientes restringidos dentro del mismo cuartel para evitar la posibilidad de contagios.

“Quiero remarcar que ninguno de los soldados que dieron positivo a la prueba rápida han tenido contacto con la población”, dijo el coronel Murillo, asegurando que todos los efectivos militares, oficiales, suboficiales y soldados, se encuentran en el cuartel y que toda la acción necesaria para mantener la actividad cuartelaria, se realizan en Villamontes y Camiri.

Asimismo, expuso que los soldados contagiados no son parte de las actividades rutinarias de instrucción militar en cumplimiento de los protocolos de seguridad para evitar el contagio masivo. “Los soldados infectados son nuestra responsabilidad y estamos cumpliendo el tratamiento médico necesario para recuperarlos”, aseguró.

La autoridad militar reconoció el apoyo inicial de la alcaldesa Vacaflor, especialmente con la dotación de ambientes para centros de aislamiento. 

“Pero quiero decirle a toda la población de Boyuibe que se queden tranquilos porque estamos tratando a nuestros afectados y estos no serán un foco de infección”, reiteró, lamentando que el centro de salud “Fray León Biaggini”, haya determinado dejar de atender al personal del Ejército, según una carta remitida a la IV División de Ejército por Erick Cuéllar, director de dicho centro de salud.