Escucha esta nota aquí

Conforman el 80% del total del personal de salud y no tienen ítem, tampoco han sido aceptados por el sindicato de trabajadores con ítem, así que decidieron ir por su cuenta, explica Érick Arnez Del Río, jefe de Medicina Crítica y Terapia Intensiva del Hospital Municipal Alfonso Gumucio Reyes, de Montero.

Esas son algunas de las razones que los empujaron, dice, a conformar un sindicato mixto que haga valer los derechos de todos los que trabajan en el área de la salud, desde los camilleros hasta los profesionales. "Es un fraude laboral", opina sobra la contratación en línea que no les ofrece ni siquiera seguro de salud si se contagian con el coronavirus, además de omitir otras consideraciones laborales, como el aguinaldo, vacaciones, etc.

"En el caso del hospital Gumucio, el 20% del personal tiene ítem, porcentaje que está inscrito en un sindicato, el 80% restante no tiene quién defienda los derechos. Desde febrero intentamos afiliarnos al sindicato actual, se envió una nota, como un derecho constitucional al sindicalismo. No tuvimos respuesta, volvimos a solicitar y que esta vez nos contesten por escrito. Sirmes dijo que no había inconveniente y que nos apoyarían,  llegado el momento tampoco hubo respuesta. Se desmarcaron", argumenta Arnez.

Para él, la paradoja radica en que ese grupo, al gozar de ítems, de algún modo ya tiene sus derechos asegurados, como la vacación, trabajar 30 horas,cobertura médica, aguinaldo, etc., y que las excepciones se dan en caso de que sean acusados de alguna falta y corran riesgo de ser despojados de su ítem. Dice que paralelamente hay profesionales hasta con 13 años de trabajo que siguen trabajando por contratos, como técnicos y percibiendo pagos irregulares.

"Una de las cosas más graves es que no tenemos seguro médico, el personal de contrato está desprotegido, eso pasó a la enfermera de Roboré, que si hubiera tenido ítem pudo asegurarse a la Caja Nacional de Salud, internarse ahí y no terminar en tragedia", opina.

Según Arnez, la modalidad de contrataciones viene de la época del Movimiento al Socialismo (MAS), que contribuía a una censura en el personal médico. "Creó estas consultorías en línea que aparte de ser ilegales porque no están dentro de la Ley General del Trabajo lo único que hacen es vulnerar los derechos laborales, el que contrata deja de pagar todo lo que corresponde al trabajador".
 
Dice que solo en Terapia Intensiva en el Gumucio, el 95% son enfermeras a contrato, que la más antigua lleva seis años con un contrato. 

"Ya muchos, no solo en Montero, se han pronunciado por el fin de las consultorías en línea, es una voz generalizada que recién trata de levantar timbre, pero es callada por las mismas autoridades, no podemos politizar la salud", sostiene.

Coincide con él José Luis Prieto, presidente departamental de la Sociedad de Terapia Intensiva. 

"En 14 años hubo muchas promesas por mejorar la infraestructura y las condiciones del personal de salud y no hay nada de eso. Actualmente somos 84 terapistas en Santa Cruz, por lo menos un 20% trabaja a contrato solamente, no tienen ítem y esa condición los predispone a abusos laborales, amenazas de despido, etc. Los que trabajan en línea no tienen seguro, ni vacaciones, nada. La indumentaria que tenemos los terapistas la compramos de nuestra plata. Estamos en una situación crítica y Santa Cruz es el departamento que peor está, tiene que llegar ayuda, más profesionales que se animen a trabajar, pero en buenas condiciones. Solo la Caja Nacional está dando un buen servicio para covid-19", dice.

Raúl Camacho es el actual asesor legal de los empleados de salud movilizados en el Hospital Gumucio. Está afinando los estatutos para seguir con el trámite de la personería jurídica ante la Gobernación y explica de qué se trata la iniciativa.

"Me hablaron para que los asesore en la conformación de un sindicato mixto que aglutine desde camilleros, choferes y enfermeras no tituladas, bioquímicos, todo lo referente al hospital Gumucio porque ellos tienen Sirmes que es de puro profesional. Estamos empezando esa figura, esperamos que no empiecen a tomar represalias. Lo único que quiere la gente es pedir reivindicaciones como trabajador", aclara.

Lea también


Comentarios