Escucha esta nota aquí

Ante el avance del Covid-19, una de las formas de contener la propagación del virus y disminuir el riesgo de casos graves es masificar las pruebas con el fin de detectar contagios, iniciar tratamientos y tomar medidas de aislamiento.

Aunque al inicio de la pandemia las pruebas rápidas estaban vetadas en el país, esa decisión fue reconsiderada, por lo actualmente la población puede acceder a dos tipos de pruebas para el Covid-19: las moleculares, que también se llaman pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) y las serológicas, también conocidas como pruebas rápidas.

Ante la necesidad de acceder al diagnóstico, las redes sociales se han llenado de ofertas de pruebas rápidas por parte de laboratorios e intermediarios, que ofrecen servicios, incluso, a domicilio en precios que van desde los Bs 200 hasta los Bs 300. Aunque en menor proporción, también se ofrecen pruebas de PCR, a un costo de Bs 800 e incluso Bs 1.000. Entendidos en el área de la salud aseguran que ambas son útiles y necesarias en el control de la pandemia.

Sin embargo, coinciden en que las de PCR son las recomendadas para el diagnóstico de casos, mientras que los test rápidos sirven para hacer seguimiento de los pacientes, buscar posibles donantes de plasma y en el tamizaje de casos, es decir, para lo que los epidemiólogos llaman una búsqueda activa de casos en grupos que están más expuestos a contraer el virus

De hecho, el Ministerio de Salud autorizó las mismas a fin de que empresas e instituciones puedan hacer una vigilancia de su personal, tomando pruebas al azar a sus funcionarios para detectar a los asintomáticos, proceder al aislamiento de los contactos y frenar la diseminación del virus.

Pero, ¿cuáles son las principales diferencias?

Los entendidos explican que las pruebas de PCR detectan directamente el ARN (ácido ribonucleico) del virus, es decir, el material genético del coronavirus tomado de secreciones respiratorias del paciente; mientras que los test rápidos miden la respuesta inmunológica del organismo contra el patógeno, es decir, los anticuerpos producidos por el organismo frente al virus y se detectan a través de una muestra de sangre

La jefa de Laboratorio del Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop), Yelin Roca, explica que las pruebas de PCR requieren de un proceso y protocolo establecido, por lo que los resultados demoran 48 horas y, las segundas, son exactamente igual a una prueba de embarazo, de modo que los resultados no tardan más de 10 o 15 minutos y a eso se debe su nombre. 

El infectólogo y miembro del Comité Científico de Asesores del Gobierno, Juan Saavedra, indica que, a diferencia de las pruebas serológicas, las de PCR tienen una sensibilidad muy alta, de un 98%. Asimismo, pueden detectar la enfermedad en su fase temprana, incluso, 48 horas antes del inicio de los síntomas. Además, seguirán detectando la presencia del virus hasta que la persona haya eliminado la carga viral, es decir, hasta que haya vencido la enfermedad (por lo general dura 21 días).

En el caso de las pruebas serológicas, la sensibilidad alcanza solo hasta un 80%, es decir, de 100 casos 20 pueden dar un falso negativo. Como el test detecta la respuesta del organismo al virus, la persona recién da positivo a partir del séptimo día del inicio de los síntomas. En caso de que no presente síntomas, la prueba debe tomarse entre el quinto y décimo día del contacto con un caso positivo.

Saavedra explica que las pruebas rápidas detectan los anticuerpos frente al virus, que son los IgM (inmunoglobulina M) y los IgG (inmunoglobulina G), que se adhieren al virus para desactivarlo o eliminarlo. Los IgM informan que el paciente está con una infección aguda y los IgG, que el paciente ya pasó la infección aguda (que ya tiene anticuerpos neutralizantes que protegen contra el virus). Las posibilidades de resultados son que dé: IgM positivo y IgG negativo;  IgM negativo y IgG positivo; o que ambos den positivos.

Si esta prueba da positivo, no hay necesidad de someterse a otra prueba de PCR; en cambio si da negativo, es necesario hacerse una prueba de PCR.

En ambos casos, los exámenes deben ser solicitados por un médico y, por seguridad, si la prueba es solicitada a un laboratorio privado, el paciente debe verificar que el centro esté acreditado por del Sedes y las pruebas tengan registro sanitario de la Agemed, recomiendan los especialistas.

Seguimiento y tamizaje

Tanto Roca como Saavedra coinciden en que, para la detección de casos o diagnóstico de la enfermedad, lo más recomendable son las pruebas de PCR. Para la jefa de Laboratorio del Cenetrop, estas son las pruebas estándar o pruebas de oro, pues al detectar la presencia del virus tienen una alta seguridad.

No obstante, Roca asegura que los test rápidos sirven para hacer seguimiento a un paciente y, principalmente, pueden ayudar a identificar quién puede donar plasma convaleciente para el tratamiento de un enfermo grave. En este caso, luego que el test rápido dé positivo, se tendrían que hacer dos pruebas de PCR.

El infectólogo Saavedra agrega que el uso de los test rápidos son importantes para la búsqueda activa de casos. Eso lo llevó a sugerir, el pasado 3 de mayo, al Ministerio de Salud que se autorice estas pruebas en grupos que están más expuestos al virus, como el personal de salud, los cajeros de supermercados, policías y otros.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Tarija, Paúl Castellanos, informó que con ese criterio se están usando estas pruebas en ese departamento, lo que ha permitido frenar el avance del virus en los grupos donde se las ha hecho.

En Santa Cruz, el gobernador Rubén Costas también autorizó la compra de 100.000 pruebas rápidas.