Escucha esta nota aquí

La mañana de este martes, 4 de enero, un grupo de manifestantes autodenominado como “antivacunas” llegó hasta las instalaciones de EL DEBER en Santa Cruz reclamando y protestando porque este medio de comunicación promueve la vacunación obligatoria en el país y difunde la información que se genera desde las esferas del sector salud.

En la protesta realizada, que duró poco más de una hora y media, arengaban con megáfonos y pancartas que EL DEBER es un aliado del Gobierno y de quienes están a favor del carné de vacunación en instituciones públicas y privadas, como lo establece la normativa vigente.

Los antivacunas exigían a los guardias de seguridad ingresar hasta la sala de Redacción para ser entrevistados, pero estos desconocían que los periodistas salen a realizar coberturas de prensa o se hallan bajo la modalidad de teletrabajo debido al riesgo que hay por la cuarta ola de contagios de covid-19.

Esta última situación causó la molestia de los manifestantes que, según los guardias de seguridad, indicaron que advirtieron que retornarán a protestar todas las mañanas hasta que sean atendidos. Incluso, amenazaron con entrar a la fuerza con armas de fuego para poder emitir su criterio.

Cabe hacer notar que el Grupo EL DEBER, en sus diversas plataformas, ha expuesto el sentir de esta minoría, así como también las políticas que se generan desde los tres niveles de Gobierno para la contención de la cuarta ola de contagios y mantendrá esta postura, como medio independiente, para informar lo relativo a la emergencia sanitaria.

“No queremos ser conejillos de indias” y “queremos transitar libremente sin carnet de vacunas” eran algunas de las frases que gritaba este grupo que se mantuvo por casi dos horas seguidas fuera del periódico demostrando su descontento con EL DEBER por ser "un medio referente en la promoción de las vacunas".

¿Qué dice el Gobierno?

Un juicio en contra de las personas que promueven el desacato a los decretos 4640 y 4641 es lo que planteó el ministro de Justicia, Iván Lima, luego de conocer las dos demandas en contra del Gobierno sobre la obligatoriedad de portar el carnet de vacunas y pedir medidas cautelares contra los dos decretos.

“Esto ya ha llegado a un punto que es muy grave. Cuando ya se busca dañar la salud de los bolivianos, se busca mentirle al sistema de administración de justicia y tergiversar la verdad, lo que hay que hacer es tomar medidas jurídicas. No es posible que se vaya a un tribunal con mentiras, con falacias, con medias verdades, que se desoriente a la población, eso no está bien ni éticamente ni jurídicamente y habrá que accionar como Gobierno para impedir que esta situación esté afectando a personas”, advirtió el ministro de Justicia en una entrevista en el canal estatal.

Comentarios