Escucha esta nota aquí

Ante la protesta y anuncios de bloqueos por parte de comerciantes del mercado Los Bosques de la capital cruceña, el director nacional del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), Javier Suárez, informó que los camiones que llegaron con 100 toneladas de pescados importados están siendo sometidos a un estudio sanitario para poder autorizar su venta en los centros de abastecimiento.

Los comerciantes e importadores de pescados instalaron una manifestación este lunes en las puertas de las oficinas de Senasag en Santa Cruz, para exigir que se anule el Instructivo de Importación de Pescados, que impide la rápida comercialización de este producto en los mercados.

Gustavo Garzón, importador de pescados, indicó a los medios que este martes bloquearán algunas carreteras principales de la capital cruceña como medida de protesta contra los controles de Senasag, que demoran varios días y "perjudica la venta de los pescados".

Según Garzón los piscicultores nacionales no abastecen al mercado interno, por ello se ven en la necesidad de importar pescados de Argentina para contrarrestar la demanda que existe durante la semana santa. Además, aclaró que a los productores nacionales se les compra el pacú.

Sin embargo, Mario Soto, representante de la Confederación Boliviana de Acuicultura, señaló que tienen 40 mil toneladas de peces con lo cual están en condiciones de abastecer al mercado interno, por lo que pidió una mesa de diálogo con los importadores y comerciantes, para que compren sus productos y dejen a un lado las importaciones.

Javier Suárez, director nacional de Senasag, explico a EL DEBER que no se está prohibiendo las importaciones ni la comercialización de pescados y aclaró que el trabajo que realizan está destinado a evaluar la calidad de los productos para que no afecten la alimentación de la población.

Sobre el instructivo por el que protestan los comerciantes e importadores, Suarez dijo que esta normativa se encuentra vigente desde 2018, por lo que descartó que se anulada. Asimismo, indicó que la resolución indica que los pescados comprados en el exterior deben ser sometidos a estudios que duran entre tres a cinco días para verificar su estado sanitario antes de su comercialización.

Sobre este estudio, el jefe departamental de Senasag, Marco Antonio Tapia, detalló que se divide en dos etapas; en la primera se realiza un análisis físico y químico para ver el nitrógeno básico y los metales livianos de los pescados, que pueden afectan a la salud de los niños produciendo intoxicación, o a largo tiempo pueden ocasionar cáncer. El segundo estudio es microbiológico, en donde se conoce si el producto fue manejado con higiene antes de ser congelado, por lo que no debe tener microrganismos dañinos para la salud.

Además, Tapia dijo que en los próximos tres días se podrán liberar 100 toneladas de pescados que están siendo sometidas a estudios, por lo que pidió a los comerciantes evitar las movilizaciones y cumplir con las normas vigentes.

Comentarios