Escucha esta nota aquí

Un trabajador de confianza de Alejandro Torrico (preso preventivamente en el penal de Palmasola), una persona que borró las imágenes registradas en las cámaras de seguridad de la empresa del detenido y el propietario del vehículo en el que se encontraron las manchas de sangre, son los tres nuevos aprehendidos dentro de las pesquisas que sigue la Policía para descubrir lo que pasó con Nancy Villarroel, mujer de Torrico y que está desaparecida desde julio de este año.

Las pesquisas que lleva adelante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para dar con el paradero de Villarroel, permitieron identificar al hombre que fue contratado para borrar las imágenes de los discos duros de las cámaras que tiene la empresa de pinturas de la pareja.

Además, se estableció quién fue la persona que convocó al técnico para que realice esta labor.

Jhonny Aguilera, director de la Felcc, explicó que Fernando S. L. es un hombre de confianza del detenido preventivo y dijo que esta persona trabajó 22 años en la administración de los negocios de Torrico. “Este aprehendido fue el que contrató al hombre que borró las imágenes que se habían grabado en los equipos de la empresa”, señaló el jefe policial.

Este aprehendido fue identificado como José Manuel G. P. y, de acuerdo con las primeras investigaciones, no tendría una relación directa con la desaparición de Villarroel, que no ha sido vista por ninguna persona desde el 9 de julio.

Un elemento que añadió Aguilera como indicio de que Torrico está involucrado en la desaparición de su esposa, es que los peritos del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iitcup) confirmaron que los equipos de la fábrica de pinturas fueron alterados y que el empleado aprehendido, dijo que la orden de contratar a una persona para borrar los equipos se la dio Torrico.

El vehículo y la sangre

El tercer aprehendido presentado ayer en la Felcc, fue identificado como Miguel E. M., un despachante de aduana que tenía como cliente a Torrico. Una pericia en los equipos celulares de ambos determinó que estuvieron juntos el día de la desaparición de la señora Nancy.

Además, la vagoneta Toyota Sequoia, donde se encontraron manchas de sangre en el maletero es de propiedad del despachante aduanero, por lo que ahora deberá explicar las razones de esto. Hoy deben ser presentados ante un juez cautelar.