Escucha esta nota aquí

Por: Jessica Vega Muñoz

El calvario de una niña de 12 años se acabó, luego de que la Policía procediera a la aprehensión de su madre, quien la explotaba sexualmente.

La mujer fue aprehendida en flagrancia, luego de que una vendedora ambulante la descubriera llevando a su hija a un alojamiento, por la zona del mercado Los Pozos, con un hombre.

La vendedora, al ver que las tres personas ingresaron al alojamiento Apaza, les hizo seguimiento, donde descubrió que la niña estaba siendo abusada y de inmediato alertó a la Policía. Los agentes llegaron al lugar y hallaron al agresor y la víctima dentro de la habitación, mientras que la madre esperaba afuera.

La fiscal asignada al caso, Herminia Prado, indicó que se aprehendió al agresor, que es un hombre de 54 años, a quien llamaban Andrés; y a la mamá, de 38 años. Ambos serán cautelados en el transcurso de esta jornada.

“La madre era la que llevaba a su hija a prostituir y nos refieren que cobraba entre 50 y 100 bolivianos o le compraban cosas a la chica o alimentos”, explicó la fiscal Prado.

Según la declaración de la menor de edad, ella era víctima de agresión sexual desde sus ocho años. Primero fue por parte de su padrastro y dio parte a su madre que había prometido meterlo a la cárcel, promesa que no se cumplió y nuevamente a los nueve años, la menor de edad fue vejada.

La mamá era golpeada por su pareja y padrastro de su hija.

“El supuesto padrastro también está siendo buscado, ya que es el quien comete primero los abusos y en complicidad de su madre, esta no denuncia. Ahora creemos que después aprovechó la situación para prostituir a su hija”, dijo la investigadora.

La menor de edad reveló a los psicólogos que había quedado embarazada de su padrastro, pero su madre le dio un brebaje para que aborte, provocándole sangrados desde hace dos meses.

En la evaluación del forense se evidencia que la víctima tiene señales de agresiones antiguas y, en las primeras pericias, se conoce que la madre obligaba a su hija a prostituirse, diciéndole que debía hacerlo para llevar el alimento a sus otros hermanos.

El hombre que fue aprehendido no era la primera vez que cometía la agresión a la menor, con la venia la mamá.

Los investigadores indagan si existen otros agresores ocasionales que le buscaba la mujer para la pequeña. La niña recibirá ayuda psicológica.

Comentarios