Escucha esta nota aquí

Tras el amague de enfrentamiento registrado hoy, cerca del mediodía, el conflicto municipal en Camiri continúa. Carlos Gambarte y Carlos Arispe no ceden e insisten, cada uno por su lado, en que el sillón de la Alcaldía les pertenece.

Hoy los simpatizantes de Gambarte y de Arispe casi se enfrentaron en la plaza 12 de Julio de Camiri. La intervención oportuna de la Policía evitó que se registraran daños personales y materiales, pues ambos bandos estaban armados de piedras, palos y petardos, y en determinado momento se agredieron.

El coronel, Marco Antonio Paravicini, comandante de la Policía confirmó que no hubo personas detenidas, pero advirtió que hará cumplir las normas que rigen en torno a la cuarentena, porque este tipo de manifestaciones no cuida en absoluto el distanciamiento necesario para evitar el contagio.



Arispe, quien recientemente fue nombrado alcalde por el Concejo Municipal, insiste en que el municipio goza de autonomía y tiene la facultad de elegir al alcalde dentro de ese marco. A su vez, Gambarte se apoya en la decisión del juez Gonzalo Gonzales, que falló a su favor en una demanda de Amparo Constitucional que le repuso en el cargo el pasado 5 de agosto.

Carlos Arispe acusa a su ocasional rival de haber sido el causante de la paralización de proyectos al no haber podido habilitar su firma hasta el momento y ser el autor de una masacre blanca cuando asumió el cargo.


Por su parte, Carlos Gambarte acusa a Arispe y a otros concejales de ser autores de actos de corrupción que, en su criterio, es la razón fundamental por la que buscan destituirlo del cargo nuevamente.


Mientras tanto, la Alcaldía de Camiri sigue ocupada por Gambarte y sus allegados. Arispe no ha podido ocupar el despacho municipal, como lo tenía previsto.