Escucha esta nota aquí

Luego que el juez Pablo Vargas del Juzgado Séptimo de Sentencia en lo Penal impusiera medidas sustitutivas al gobernador Rubén Costas con el arraigo, la fianza de Bs 80.000 y la presentación ante el Ministerio Público cada 20 días, sus colaboradores han salido a manifestar los perjuicios que esto implica la Gobernación, que ya ha limitado  viajes al exterior que estaban comprometidos.

El secretario de Gobierno de la Gobernación Vladimir Peña lamentó que se le restrinja las salidas del país al gobernador, porque  se verá limitado en la promoción la marca Santa Cruz y para buscar acuerdos que permitan becas para jóvenes universitarios, como lo hizo en Texas. Sobre este último tema tenía previsto a visitar otros países como España y Alemania.

De la misma manera, en las próximas semanas tenía programado un viaje a San Petersburgo, Rusia y China para hacer acuerdos que permitan hacer proyectos para el departamento, como lo hizo hace poco con Japón.

Peña dijo que si bien la resolución del juez permite hacer tramitación para el permiso correspondiente cuando el gobernador necesite viajar, la experiencia les ha mostrado que no siempre lo consiguen. La anterior oportunidad que Costas estuvo con esta medida, de seis solicitudes, solo dos le fueron aceptadas.

Este es el segundo arraigo que le imponen, dado que el primero fue al poco tiempo de asumir la gestión de 2010 y se mantuvo con esa medida durante cinco años, hasta que salió absuelto de proceso que le siguieron por el referéndum por el estatuto cruceño.

En aquella oportunidad, producto de una colecta de la ciudadanía se logró recaudar 224.000 bolivianos, para pagar la fianza de Bs 100.000 que le impuso el juez. El sobrante el gobernador lo determinó que se destine a salud, pero ese fondo quedó en custodia del Comité Cívico Femenino.

En esta oportunidad, según Peña, todavía no se ha definido cómo se va a pagar la fianza impuesta, pero todavía aguardan la notificación con la resolución del juez, para presentar la apelación; sin embargo, los colaboradores de Costas están casi convencidos de que será difícil revocar ese fallo.