Escucha esta nota aquí

El arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, reflexionó sobre el actuar de la justicia en estos tiempos de tensión que vive el país. También recordó que “gastar la vida por Cristo y ponerse al servicio del prójimo es la brújula y la referencia clave que se ofrece también para las autoridades llamadas a guiar los destinos de nuestro país y regiones”. 

Destacó que, en comunión con el mensaje  de la Conferencia Episcopal, “la actitud de servicio implica, para todos los que ejercen una autoridad, poner atención a los signos de los tiempos y escuchar el clamor del pueblo que en estos días eleva sus voces porque la convivencia pacífica está en riesgo por la condición servil y las arbitrariedades de administradores de justicia”.

 Resaltó que "la justicia debe ser libre de toda presión y que actúe en el estricto marco de las leyes, que respete el principio de la presunción de inocencia y que, al mismo tiempo, vele por la dignidad de la persona y el trato humano a los detenidos".

El arzobispo dejó en claro que la otra cara de la justicia es la misericordia. "Se esperan pasos concretos que favorezcan el clima de paz y de libertad indispensable para un ejercicio ecuánime de la justicia y para no distraer la atención ante el recrudecer de la pandemia, una situación alarmante que exige medidas urgentes y efectivas".

Por otro lado, también pidió a los fieles en esta jornada dominical, porque la colecta dominical sea destinadaa la Casa Cardenal Terrazas que acoge, hospeda y alimenta a los inmigrantes y refugiados, así como a enfermos de cáncer y sus familiares que llegan del campo o de otras regiones de Bolivia para ser curados en los hospitales de nuestra ciudad.



Comentarios