Escucha esta nota aquí

En su reflexión dominical, el arzobispo de Santa Cruz, monseñor Sergio Gualberti, se refirió a las próximas elecciones subnacionales y preguntó: ¿Qué quieren los partidos y candidatos de las elecciones subnacionales? "Un plus a nivel electoral, el poder a como dé lugar y la búsqueda de sus intereses, recurriendo incluso a ataques personales, descalificando a los antagonistas, difundiendo medias verdades y mentiras, o buscan servir al pueblo, una conducta política ética, la unidad de intentos en el cuidado de la salud, en la defensa de la vida y de la dignidad de cada persona y en la búsqueda del bien común y en el marco de la verdad, la justicia y la solidaridad".

Gualberti hizo ese cuestionamiento, luego de plantear la interrogante: ¿Qué queremos y qué buscamos en nuestra vida y en estos días en los que el contagio del virus está prácticamente fuera de control?

“¿Qué Quieren?”  El Señor repite esta pregunta a cada uno de nosotros. ¿Qué queremos y qué buscamos en nuestra vida y en estos días en los que el contagio del virus está prácticamente fuera de control? ¿Queremos la vida y salud para todos y estamos dispuestos a trabajar unidos, a respetar y asumir las medidas sanitarias y de prevención, a hacer sacrificios entre todos, o pensamos solo en nuestros intereses de personas y de grupos, asumiendo actitudes que ponen en riesgo la vida de los demás?”, expresó.

Todo esto, en el marco de la primera lectura y el evangelio de este domingo, en el que propuso el tema de la vocación respectivamente del profeta Samuel y de los primeros discípulos de Jesús: Andrés y Pedro.

“Hemos de estar muy atentos y fijarnos más en el mensaje que en el mensajero o en el medio con el que nos habla. Escuchar, es la primera actitud que todo creyente debemos tener, escuchar la Palabra de Dios guardada en la Biblia, para conocer más al Señor, su amor por nosotros y las responsabilidades que asumimos como discípulos suyos. Pero, también escuchar a Dios que nos habla por medio de personas, de acontecimientos concretos de cada día, felices o tristes. Por eso, hemos de estar muy atentos y fijarnos más en el mensaje que en el mensajero o en el medio con el que nos habla”, manifestó Gualberti en la homilía, durante la misa celebrada este domingo en la catedral cruceña.

Comentarios