Escucha esta nota aquí

La reflexión dominical del arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, alentó a cuidar la vida en medio de la pandemia del coronavirus, por eso pide a la gente que tome los cuidados para cuidar la vida por encima de todo.

“En este tiempo de recrudecimiento de la pandemia, con su secuela de dolor y de muerte, cuidar nuestra vida es cuidar la vida de los demás, un testimonio exquisito del amor de Cristo. Por eso, tenemos que ser conscientes de que la vida es un don de Dios que está por encima de todos los demás intereses y de la que un día tenemos que responder”.

Recodó que vivir el bautismo también es ser misioneros, comprometidos con la misión de Jesús que vino a instaurar el Reino de Dios y a liberar a los cautivos y oprimidos por la injusticia humana. “Para esto, hay que salir de nuestras seguridades y proyectos personales, meternos en la sociedad y trabajar en favor de la vida, el amor, el bien común, la solidaridad, la justicia y la paz”.

Gualberti exhortó a no tener miedo de dar testimonio público de nuestra fe, no con actitudes de superioridad y, menos aún con la presunción de ser perfectos y mejores que los demás. 

Tenemos que presentarnos con humildad, sencillez y respeto de todos, conscientes de que somos pecadores necesitados de la misericordia y del amor de Dios, llamados a unirnos en la misma barca alrededor de Jesús y a remar juntos en la misma dirección para que en nuestro mundo cesen el odio, la violencia y las guerras, y con la mirada puesta en la vida y la felicidad eternas en Dios- Nuestra meta definitiva”.

Comentarios