Escucha esta nota aquí

El presidente de la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, Roberto Méndez Herrera, observa "negligencia y falta de interés" por esclarecer el caso de Las Londras, donde periodistas, trabajadores del predio y policías fueron secuestrados y torturados por un grupo de encapuchados armados.

Han pasado 12 días desde que se produjo el secuestro y tortura de dicha comitiva en el predio agrícola, ubicado en la provincia Guarayos, y todavía no se ha ejecutado ninguna orden de aprehensión, lamentó Méndez.

La pasada semana, una delegación de periodistas se reunió con el fiscal departamental, Róger Mariaca, para expresar su preocupación por la demora en la investigación. En esa ocasión, el pasado jueves, la autoridad comprometió "novedades muy pronto". 

Méndez cuestiona la inoperancia tanto de la Fiscalía como de la Policía a más de diez días de conocerse el hecho. "Sin la ejecución de los mandatos de aprehensión, todo está en foja cero", matiza.

Los periodistas víctimas de secuestro han sido citados nuevamente por las autoridades encargadas del caso para que se sometan a un examen psicológico. "No han acudido porque tienen temor e incertidumbre sobre lo que puedan hacer con sus declaraciones. Incluso, algunos siguen con secuelas de lo ocurrido", dijo Méndez.

La preocupación se agrava al escuchar a las autoridades nacionales que se han referido al caso. "Primero calificaron de altercado, luego hablaron de susto", recuerda. Ahora, el viceministro de régimen interior y policía, Nelson Cox, alega que la figura penal no podría ser secuestro, sino retención.

Desde la Asociación de Periodistas de Santa Cruz se clama por una investigación transparente e imparcial. "No puede ser que el grupo irregular armado actúe impunemente y de manera violenta contra el mismo Estado en la figura de los policías; eso supone un atentado contra la seguridad nacional", añadió.

El pasado jueves, durante la reunión sostenida con Mariaca, el fiscal se comprometió también a brindar las garantías necesarias para el trabajo que desempeñan los periodistas. "Da igual el medio en que trabajen, todos requieren en mismo respeto por la labor que realizan", puntualiza el titular de la asociación.

Desde ese día, el fiscal no ha respondido el teléfono de Méndez. "Todo ha quedado en nada", lamenta. Y sentencia que las autoridades "no valoran la verdadera dimensión del tema".

Comentarios