Escucha esta nota aquí

La lucha contra los incendios forestales en la Chiquitania y en la región del Chaco, tomó nuevo impulso ayer con la creación del Gabinete de Emergencia Ambiental dispuesto por el presidente Evo Morales y con la contratación del avión bombero Boeing 747 Global Supertanker, que, para atacar el fuego desde el espacio aéreo, tendrá el apoyo de seis helicópteros y seis avionetas cisternas, según fuentes del Gobierno.

La gran esperanza para aplacar las llamas es, sin duda, esta enorme nave estadounidense que transporta aproximadamente 72.000 litros de agua y puede operar en cualquier parte del mundo, con una autonomía de vuelo de 13 horas. El Supertanker posee una tecnología que le permite realizar lanzamientos graduales en 8 cargas de 9.200 litros cada una y su sistema le permite reabastecerse en 20 minutos.

En rueda de prensa en el aeropuerto El Trompillo de Santa Cruz, el vicepresidente Álvaro García Linera, informó de que el uso de esta nave requiere de una garantía por el alquiler de $us 800.000 y cada vuelo tiene un costo de $us 16.000. Estará en el país “el tiempo que sea necesario”, indicó la autoridad y confirmó que el Supertanker operará desde mañana viernes. La base de operaciones del Boeing será el aeropuerto Viru Viru y se dialogará con autoridades de Corumbá (Brasil), para la recarga de agua.

Trabajo en tierra

El vicepresidente Álvaro García Linera informó de que el gabinete medioambiental se instaló ayer en Roboré, el mismo que se denominará Comando Conjunto de Incidentes de la Chiquitania, con el fin de evaluar, agilizar la ayuda y atender las necesidades más urgentes de la población y de la naturaleza, que es afectada por el fuego, esto en coordinación con las autoridades locales del departamento de Santa Cruz.

Horas antes, el presidente Evo Morales, explicó que ese gabinete especial estará conformado por el vicepresidente Álvaro García Linera; el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana; el ministro de Gobierno, Carlos Romero; el de Medio Ambiente y Agua, Carlos Ortuño; el de Desarrollo Rural, César Cocarico; y la ministra de Salud, Gabriela Montaño. “Me reuniré con los 15 alcaldes de la Mancomunidad Chiquitana. Vamos a trabajar con la Gobernación, las alcaldías y su Gobierno nacional”, expresó García, que ayer arribó a las 15:30 a Roboré.

El plan a ejecutar

Actualmente, los focos de fuego de la Chiquitania están siendo enfrentados por vía aérea por tres helicópteros y por una avioneta privada, pero se sumarán otros tres helicópteros y, al menos, cinco avionetas fumigadoras que contratará el Gobierno para reforzar la labor del Supertanker.

Asimismo, en tierra están trabajando 1.200 hombres y mujeres (800 efectivos de las FFAA, 250 policías y 150 bomberos), a los que se sumarán 800 agentes: 200 policías, 500 militares y 100 funcionarios del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (50 veterinarios y 50 agrónomos).

En el tema de la salud, se trasladó media tonelada de medicamentos para combatir efectos del fuego y del humo, y el número de médicos aumentará de 16 a 24.

Para garantizar la seguridad alimentaria se han desplazado 15 toneladas de alimentos que serán distribuidas en las distintas poblaciones y 10 toneladas para el personal encargado de las operaciones terrestres y aéreas.

Para garantizar el servicio de agua para consumo humano, sobre todo en San Ignacio, donde desde el lunes se iniciará el racionamiento debido a la escasez, la Gobernación empezó a cavar dos pozos. Además, perforará cinco pozos más para garantizar la provisión del líquido vital. Esa tarea se reforzará con la llegada (hoy) de 30 camiones cisternas llenos de agua para las diferentes comunidades, bajo la gestión de la Gobernación y YPFB.

A reparar el daño ambiental

El auxilio por las pérdidas de los productores locales, comprende la compra de 15.000 rollos de forraje para suplir las pasturas que el fuego les privó a los vacunos y otros animales domésticos.

Paralelamente, el Gobierno anunció la adquisición de 61.000 kits de veterinaria, entre vacunas y desinfectantes, para ponerlos a disposición de los ganaderos.

Los municipios chiquitanos fueron instados a crear espacios para refugios temporales para acoger a los animales silvestres que han sido desplazados de sus guaridas por las llamas. Miles de insectos y vertebrados han muerto calcinados por los incendios y muchos, incluso domésticos, sobrevivieron con quemaduras e intoxicaciones, por lo que las autoridades han designado 50 veterinarios del Senasag y 20 del Colegio de Veterinarios para atender a la fauna afectada.

El Gabinete de Emergencia Ambiental maneja la idea de reconstruir los bosques que se quemaron, mediante un plan de reforestación con especies nativas y de pastos. Por lo pronto, el Supertanker actuará en base a imágenes satelitales y se estima que su primera tarea será la mitigación de un fuego en Charagua.

Por el momento, los incendios no dan tregua, motivo por el que el gobierno municipal de Concepción declaró a la zona en estado de emergencia. El municipio de San Matías lanzó su declaratoria de desastre por la quema de 150.000 hectáreas. Puerto Suárez hará lo mismo en las próximas horas. Precisamente, ayer, un grupo de pobladores bloquearon la vía férrea y salida de combustible en Puerto Quijarro y Puerto Aguirre exigiendo que el Supertanker haga caer agua en Otuquis.

Tags

Comentarios