Escucha esta nota aquí

Agentes de la Interpol de Santa Cruz lograron la detención de un boliviano buscado por la justicia de Perú por el asesinato de una persona considerada capo del narcotráfico vinculada a sicariatos.

Se trata de Diego Ribera Landívar, con notificación roja internacional y mandamiento de detención con fines de extradición por el asesinato, en 2014, en Perú, de Frederic Goran Stavric, de origen serbio, que estaba prófugo de la justicia de Bélgica y Brasil por su frondoso antecedente marcado por sicariatos, robos a bancos, tráfico de armas y de sustancias controladas.

Las investigaciones para lograr la captura del hombre fueron dirigidas por el director de la Interpol, Renán Millares Molina, y dieron sus frutos la tarde del domingo cuando los agentes lograron ubicar a Diego Ribera Landívar, que se encontraba por inmediaciones del séptimo anillo y barrio El Bajío.

Tras ser identificado se acreditó con sus documentos y los policías evidenciaron que se trataba de Diego Ribera, que de inmediato fue conducido a la Interpol.

Ribera fue solicitado por la justicia de Perú por el delito contra la vida, el cuerpo y la salud, y por homicidio calificado. El Tribunal Supremo de Justicia ya emitió un auto supremo dando luz verde a su extradición, por lo que fue enviado a la cárcel de Palmasola mientras se realizan los trámites de rigor para luego ser entregado a Perú.

Según las diligencias enviadas desde Perú, Diego Ribera y otro sujeto peruano fueron los responsables de acribillar a balazos al serbio Frederic Goran Stavric, porque debía $us 200.000 a una mafia colombiana por un envío de droga y nunca pagó.

Mafia secuestró a su hermano

Hace dos años, una organización criminal en Santa Cruz secuestró durante al menos 50 días al hermano de Diego Ribera, en venganza por el crimen del serbio registrado el 6 de julio de 2014 en Perú.

El secuestrado fue rescatado sano y salvo por policías de la Felcc, luego de permanecer durante 50 días en un domicilio por el kilómetro 9 de la carretera al norte en el barrio Los Vallecitos.

Los secuestradores formaban parte de la misma banda de narcotraficantes de Perú, integrada por colombianos y serbios, que operó en venganza por el asesinato del sicario serbio Frederic Goran Stavric.

En Santa Cruz, la Policía detuvo a dos de los secuestradores, que fueron enviados a Palmasola.



Comentarios