Escucha esta nota aquí

Por instrucción del gobernador Rubén Costas, la Secretaría de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente ordenó una auditoría de control de calidad ambiental a ejecutarse en 18 meses para determinar los impactos ambientales causados por numerosos proyectos inmobiliarios en la zona del Urubó y que comprende los municipios de Porongo, Colpa Bélgica y Portachuelo.

Así lo informó la titular de esa cartera departamental, Cinthia Asin, que añadió que la medida incluye además una 'pausa administrativa' en la otorgación de licencias ambientales en la zona de recarga del acuífero de Porongo.

La resolución SDSyMA N.º 007/2017 fue emitida hoy y la pausa administrativa se circunscribe específicamente para la zona de recarga de agua del Urubó, con una extensión de 18.324 hectáreas.

Asin explicó que, a partir de esta resolución, los proyectos urbanísticos de esta zona que ya cuentan con licencia ambiental son una minoría que deberá actualizar el documento técnico por el cual obtuvieron su licencia. “Deberán adecuarse”, ha dicho Asin.

El objetivo de la Gobernación es prevenir un posible desabastecimiento de agua para la población en esta zona, tomando como referencia un estudio de Saguapac.

Comentarios