Escucha esta nota aquí

Contra la pared, en un pasillo del hospital Francés un menor de tres años está en su carrito. El suero que sale de su brazo y una especie de vendaje en la nariz dicen lo que el pequeño no puede contar, está ahí por dengue hemorrágico. Su madre lo vela, mientras el padre, un comerciante humilde, se abre espacio entre tres pacientes más para inflar un colchón de aire. Se dio modos para conseguirlo y así dar algo de condiciones a su esposa y a su niño. Los otros pacientes menos afortunados lo observan desde sus asientos de plástico. “Pasamos la noche aquí, lo atendieron, pero no hay cama dónde ponerlo”, dice el padre resignado.

A dos pasos de ellos una niña de unos nueve años, sentada debajo de un mosquitero verde también sufre. La tela traslúcida deja ver que está llorando en silencio, solo deja caer las lágrimas mientras hace muecas de dolor. La pediatra aparece luego de su ronda por la sala de internados. También llora de impotencia.

Es la única pediatra de turno y tiene que abastecer para 30 niños en sala y 10 en Emergencia. No emite declaraciones, solo trabaja. Pero otros trabajadores en salud, bajo la seguridad del anonimato, explican que las 15 camas tan anunciadas en los medios de comunicación no aparecieron. “Aquí siempre hubo 30 camas para Pediatría, pero solo funcionaban 20 porque faltaba una enfermera para habilitar todas. Entonces, lo que hicieron fue traer de otro servicio a una enfermera y así poner a funcionar las 30 camas. Eso es todo lo que han hecho, como ve, ni siquiera han contratado refuerzo, lo que hicieron fue mover a una licenciada”.

La promesa

El miércoles la presidenta Jeanine Áñez, secundada por el ministro de Salud, Aníbal Cruz, anunciaba en Santa Cruz que ante la epidemia del dengue que amenazaba con desbordarse, se había creado un Comité Intersectorial integrado por cuatro ministerios y el ministro Cruz detallaba: 15 camas más para el Hospital Municipal Francés, 18 para el Hospital Japonés, seis para el San Juan de Dios y que en el Hospital Municipal de Pampa de la Isla todavía quedaban 75 camas libres. EL DEBER hizo un recorrido en el turno de fin de semana. La realidad que se encontró fue otra.

En el Hospital Francés no hay ni una de las 15 camas anunciadas, solo niños en el pasillo, algunos en camilla de ambulancia y otros en sillas de plástico.

En el hospital de la Pampa nadie quiere declarar. La jefa del turno, la doctora García Ágreda, se limitó a decir que todas ya están ocupadas sin precisar el número, por lo tanto, poco o nada se puede saber a cerca de las 75 camas que estarían disponibles, como había dicho el ministro. Al interior, en el primer piso hay cinco salas habilitadas para niños con dengue. Una madre de familia que lleva siete días con su niño de 12 años internado asegura que no se ha aumentado una sola cama más. “Viera cómo llegan los pacientes con dengue, es una locura, aquí consigue una cama el que grita más”, confiesa.

En cuanto al Hospital Japonés, los médicos –guardando su identidad- dan cuenta de que se habilitó en la Sala de Cirugía Ambulatoria el espacio destinado a los pacientes de dengue, pero en la misma no caben más de seis camas y no las 18 anunciadas por la primera autoridad de salud.

Por último, en el San Juan de Dios, donde debían habilitarse seis, no se ha incrementado nada después del anuncio de Cruz, a no ser que este se haya referido a los espacios ya dispuestos desde enero en lo que han denominado Unidad de Hidratación Rápida. El director médico, Marcelo Cuéllar, ofreció para el lunes mostrar los datos de la unidad que, en sus palabras, ha mostrado “alta efectividad en el manejo de dengue con signos de alerta”.

Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) reconoció que las 15 camas del Francés aún no se han materializado porque falta que habiliten una sala, misma que está ocupada con el equipo del servicio de hemodiálisis y que van a tener que trasladar a otro lado. Espera que hasta el lunes ya esté todo listo.

A su vez, manifestó que en el Hospital de Niños Mario Ortiz habrá cuatro camas más para pacientes críticos, siempre y cuando consigan los pediatras para atenderlas. “Nos está costando completar la cantidad de vacantes para los contratos”, reconoció y dijo que el ministerio no ha creado ítems para la emergencia por el dengue, sino contratos y está siendo complicado conseguir especialistas.

En lo que respecta al hospital de la Pampa confirmó que solo hay 30 camas para adultos (de las 40 prometidas) y que esperan hasta la próxima semana aumentar 10 más, si es que consiguen especialistas de medicina interna. En cuanto a los niños, solo están funcionando 25 camas (de las 60 ofrecidas), y que es cuestión de conseguir más pediatras.

En cuanto a las camas del Japonés y del San Juan de Dios, Ríos dijo que son las mismas que ya se habían implementado en enero.

Hasta ahora la piedra más grande es la falta de personal. “Es un proceso, los contratos tardan varios días en elaborarse porque falta que los profesionales aparezcan, que traigan sus papeles... es toda una burocracia”, explicó.

Mientras tanto, la epidemia, ya desbordó con 23.000 casos sospechosos en Bolivia y casi 17.000 solo en Santa Cruz. Es fin de semana y los pacientes, grandes o pequeños están más huérfanos que nunca.