Escucha esta nota aquí

Desesperado por buscar medicamentos para su esposa embarazada que se encontraba en terapia intensiva a causa del coronavirus, Galo Fernández recurrió a las redes sociales para comprar la receta que le pidieron los médicos. Logró contactarse con una supuesta farmacia y pagó Bs 5.620, por tres medicamentos que nunca le enviaron.

Fernández dijo a los medios que chateó por WhatsApp con supuestos representantes de “Farmacias Bolivia” de la ciudad de Tarija y que solicitó atracurio, fentanil y medizolam, por lo que pidieron realizar un depósito en una cuenta del Banco Nacional de Bolivia el pasado 24 de mayo, para poder enviar los medicamentes a Santa Cruz, a través de courrier.

“Hice el depósito de los Bs 5.620 al banco y le mandé una foto por chat, pero después me bloquearon y no recibí los productos (…) Días después llamé con otro número y el hombre que me estafó responde, es decir que sigue operando”, relató el afectado.

Tras este hecho ilícito, Fernández indicó que presentó una denuncia formal ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) para que se logre capturar y sancionar al responsable, y así evitar que siga lucrando con la necesidad de los enfermos.

Afortunadamente, la esposa de la víctima mostró mejoría y los médicos determinaron pasarla a terapia intermedia, luego de permanecer intubada por varios días.

Recomendaciones de la Policía

Desde la Felcc, a través del subdirector Nicanor Corcuy, recomiendan no comprar medicamentos por redes sociales, debido a que se existen personas inescrupulosas que se dedican a estafar por este medio, aprovechando la escasez de los productos en la pandemia.

“Como manera preventiva siempre se recomienda no hacer depósitos en línea y que la compra de medicamentos se la realice a través de representantes legales de las farmacéuticas”, detalló.

Corcuy dijo que la Felcc, mediante sus unidades de Cibercrimen y Análisis Criminal, está realizando el seguimiento a tres denuncias que fueron presentabas, por personas que fueron estafadas por redes sociales en la compra de recetas médicas.

El jefe policial indicó que se ha establecido que los sindicados realizaron los delitos desde otros departamentos, otros países e inclusive desde el interior de Palmasola, lo cual está siendo analizado con ayuda de la Fiscalía.

“Con el requerimiento del Ministerio Público se ha detectado que los celulares de los estafadores se encuentran en otros países, y en algunos casos desde la zona de Palmasola, pero estamos trabajando para identificar si las llamadas y mensajes salen desde el interior del penal”, explicó.

Corcuy pidió a las personas que fueron víctimas de estos delitos, acudir a las oficinas policiales para presentar su denuncia formal para prevenir otros casos. “Hay personas que no denuncian porque creen que la cantidad de dinero estafado es mínima, u otras víctimas que no siguen el proceso, pero desde la policía estamos investigando para esclarecer estos delitos”, puntualizó.

Comentarios