Escucha esta nota aquí

Policía, autoridades y dirigentes de la zona se reunieron el viernes para analizar el retorno de la Policía a Yapacaní 18 días después de su repliegue a la localidad de Santa Fe. Pese al avance de las negociaciones, aún no hay fecha para el retorno de los uniformados a esta región, considerada "bastión del MAS".

Dicho repliegue ocurrió el pasado 15 de junio después de que un grupo de personas quemaran cuatro antenas de telecomunicación y posteriormente atacaran a los uniformados. 

Las autoridades y dirigentes vecinales se reunieron con el comandante de la Policía Rural y Fronteriza, Emilio Soliz y con el comandante provincial, Franklin Villazón para pedir el retorno de las fuerzas del orden al municipio.

Tras la reunión se firmó un acta  donde se establecen  algunos compromisos. Uno de los seis puntos indica que las autoridades y representantes de instituciones y organizaciones sociales se comprometen a brindar el respaldo oportuno a la Policía en caso de conflicto en el municipio y la conformación de un grupo de apoyo civil. 

Además, las autoridades municipales, provinciales y sociales se comprometen a no proteger a ninguna persona que esté implicada en hechos delictivos, a constituirse en parte denunciante de los hechos acaecidos y coadyuvar en las investigaciones del desorden publico.

El documento firmado será puesto a consideración  del comandante departamental, informó Villazón. 

Respecto a la quema de las antenas de Entel el pasado 15 de junio, se informó que hay tres personas detenidas en Montero, mientras las investigaciones continúan.

El alcalde de Yapacaní, Vicente Flores, dijo que pedirán una reunión con el comandante departamental para presentarle la propuesta del municipio, a fin de que se posibilite, cuanto antes, el regreso de los efectivos policiales a la región.