Escucha esta nota aquí

La niña A. G. P. (7) fue hallada muerta el martes debajo de su cama en su domicilio en el municipio de San José de Chiquitos, tras lo cual llevaron el cuerpo al hospital municipal de esta población, donde el médico de turno, Juan Carlos Gonzales, informó de que la víctima presentaba signos de violación al advertir manchas de sangre en su ropa interior.

Los restos de Angeli fueron trasladados a la morgue del hospital de la Pampa de la Isla, en Santa Cruz de la Sierra, donde el médico forense realizó la autopsia, la cual reflejó que el cuerpo no tenía señales de violencia y descartó el ultraje sexual.

Asimismo, la certificación forense indica que la causa del deceso de la niña fue un edema agudo de pulmón y anoxia cerebral, lesión provocada por la falta de oxígeno en el cerebro.

El veredicto forense desconcertó a los familiares de la pequeña y a los agentes de la Policía que iniciaron la investigación por el delito de violación, motivo por el que incluso ya habían arrestado a cuatro personas como sospechosas.

Francisca P. S., madre de la niña, no da crédito al informe forense, pues dijo que su hija era llena de vitalidad y no presentaba ningún signo de enfermedad.

La niña desapareció la tarde del martes; su familia la buscó por todas partes hasta que la hallaron inerte debajo de su cama, lo que hizo pensar que alguien había ocultado su cuerpo. /BV