Escucha esta nota aquí

Después del ataque y saqueo que sufrió la comisaría de la Policía en Yapacaní el jueves por la noche por un grupo de jóvenes encapuchados, los dirigentes y las autoridades de esta comuna se reunieron para exigir el retorno de los policías a ese municipio.

La decisión fue asumida el viernes a las 2:30 de la tarde, en una reunión de la que participaron dirigentes de distintos sectores sociales, de las  federaciones de Yapacaní, de San Juan y de Campo Víbora, de los comerciantes, de los transportistas, del sector lechero además de representantes de control social y de todo el Concejo Municipal.

Después de más de dos horas de reunión sobre el ataque a la Policía, firmaron un acta con dos puntos. El primero, establece que las autoridades y la dirigencia exigen el retorno inmediato de los policías y garantizan el trabajo de los hombres que visten el verdeolivo.  

En el segundo punto se solicita una reunión de emergencia con las autoridades que firmaron el acta del 29 de abril, donde se estableció un estricto control en los surtidores de los vehículos indocumentados, remarcados o que tengan cualquier otro vestigio de adulteración, a objeto de impedir que se pueda vender combustible y para que, además, se los remita a la unidad policial de Diprove para su investigación.

Por el momento los policías que se replegaron la noche del jueves, con apoyo de los militares, se encuentran en el puesto policial de Santa Fe y se espera que en las siguientes horas el Comando Departamental de la Policía haga conocer una posición oficial sobre el tema. 

En el caso de la Fiscalía Departamental de Santa Cruz, solo se sabe que por el momento la autoridad del Ministerio Público que estaba asignada a esta comuna fue replegada hacia la capital cruceña para resguardar su vida. También se analiza desde donde trabajarán.