Escucha esta nota aquí

Los festejos por los 210 años de gesta libertaria de Santa Cruz se dieron inicio en la ciudad capital con una serie de actividades cargadas de mensajes que hacen alusión a la esencia de la cruceñidad. La presidenta Jeanine Áñez, el gobernador Rubén Costas y la alcaldesa Angélica Sosa homenajearon a Santa Cruz en un acto en la Plaza de Armas 24 de septiembre, que estuvo caracterizado por el izamiento de banderas y una ofrenda floral de parte de diferentes instituciones.

La presidenta de Bolivia resaltó los valores de la población cruceña y su capacidad de salir adelante ante la adversidad, con su propio esfuerzo, trabajo y negocio.  "El resultado de este proceso es que hay una sociedad próspera", expresó la mandataria, al exponer que Santa Cruz año a año crece para ser una sociedad moderna.

La presidenta también destacó el rasgo de libertad de los cruceños para hacer las cosas y que que esto no quede como un término poético, sino un valor para crear, construir, emprender, levantar el futuro y salir adelante sin que haya restricciones y sin abusos políticos.

"Santa cruz  ha elegido el camino de la libertad, el camino de la ley y el camino del voto limpio para garantizar el voto popular. Mi homenaje y agradecimiento a esa Santa Cruz", manifestó Áñez, a tiempo de resaltar la fe en Dios de los cruceños, que se antepone a "cualquier poder político" y que no se queda en los altares (de las iglesias), sino que se lleva a la convivencia entre vecinos.

Santa Cruz puede apuntalar el futuro de Bolivia

A su turno, el gobernador Costas recordó que hace un año, en la misma Plaza Principal, un puñado de ciudadanos gritaba 'Bolivia dijo no' ante la presencia de autoridades que se resistían a cumplir el mandato de lo expresado en el referendo del 21F. 

"Lo hacían con esa misma rebeldía que el 24 de septiembre de 1810 comenzaba la lucha por la libertad del pueblo cruceño. Ante la opresión, el abuso, la injusticia y el aislamiento, nuestra vocación por la libertad, la democracia, la igualdad y la fraternidad ha prevalecido a lo largo de nuestra historia, de estos 210 años", señaló Costas.

"Quien crea que Santa Cruz se va a detener, no conoce la fuerza de nuestra gente. Santa Cruz no va a parar, va a seguir adelante", sostuvo el gobernador. 

Además, el gobernador manifestó que el 24 de septiembre no es para la nostalgia, sino para el reencuentro y reafirmar el compromiso con los ideales que guiaron el progreso de una Santa Cruz con el corazón abierto, con una identidad fuerte e integradora, donde se es cruceño y boliviano sin discusión posible. 

"La cultura define a los pueblos y no nos separa de nadie. Los cruceños somos singulares, diversos  y distintos a la vez, es nuestra particular forma de ser bolivianos y universales", expresó el gobernador, a tiempo de convocar a tomar las oportunidades que deja la pandemia para salir adelante.

La autoridad también instó a los cruceños a no tener miedo a los cambios, ya que el espíritu emprendedor hará que el tejido productivo sea más fuerte, capaz de responder a las necesidades de empleos más estables para acabar con la precariedad. Agregó que son tiempos de cambios profundos y a mayor velocidad, pero las bases están sentadas para que sucedan. 

"Confío que Santa Cruz liderará los cambios en salud, empleo educación, investigación y productividad", resaltó Costas

Mientras tanto, la alcaldesa Sosa dijo que el territorio cruceño es el crisol de culturas y nacionalidades, espíritu que se nutre con cada vecino y, pese a sr un año de adversidades, se vio entre los cruceños la solidaridad y unidad que son característicos de Santa Cruz.

Los actos concluyen con la celebración del Te Deum en la Catedral de la capital cruceña. Los homenajes también se plasmaron en otras zonas del departamento, así como en las redes sociales, donde personajes e internautas expresaron su fervor por Santa Cruz.