Escucha esta nota aquí

El acto de entrega de credenciales a las nuevas autoridades departamentales y municipales se convirtió en una palestra para la protesta, pero también en una oda al Covid-19.

En medio del temor por la posible presencia de la variante brasileña de coronavirus en territorio cruceño, pero sin miedo al contagio, una gran cantidad de simpatizantes de las distintas agrupaciones políticas que se disputaron los cargos en las pasadas elecciones subnacionales, estuvieron concentrados, sin cumplir con el distanciamiento social, afuera de la Fexpocruz, donde se desarrolló la entrega a las más de 800 autoridades, entre titulares y suplentes, de Santa Cruz.

Entre el tumulto de personas, ingresaban al salón Chiquitano cada una de las autoridades electas. Uno de los primeros en llegar fue el gobernador electo, Luis Fernando Camacho, acompañado del vicegobernador electo, Mario Aguilera, y de algunos de sus 11 asambleístas departamentales.

Estamos en una nueva situación generada por culpa de esta pandemia. El Gobierno tiene que ponerse las pilas y empezar a vacunar, pero de verdad, al pueblo. Seguimos trabajando en conseguir las vacunas para darles al pueblo cruceño”, señaló Camacho.

El gobernador electo lamentó que el Gobierno continúe con el “clásico procedimiento del MAS. Continúan con la mentira, juegan con la salud del pueblo, buscan supuestamente reactivar la economía, pero no hace ni lo uno ni lo otro. El Presidente está ausente de lo que sucede en Bolivia”.

Camacho adelantó que las primeras medidas con las que trabajarán desde que asuma el 3 de mayo serán las vacunas y los 70.000 empleos que propuso en su Plan de Gobierno.

Casi al filo del inicio del acto llegó el alcalde electo de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, abrazado por una gran cantidad de simpatizantes que se apostaron al ingreso del campo ferial.

Fernández también se refirió a la situación de la pandemia en la capital cruceña.

“El Comité Científico debería dar un informe completo y si la cosa está así tan fea, señores, hay que cerrar fronteras, no hay otra, así de claro”, dijo Fernández, al tiempo de referirse de la necesidad de trabajar de manera conjunta con la Gobernación y el resto de los municipios en las medidas para enfrentar la pandemia.

El burgomaestre electo también señaló que se analiza el cese o supresión de algunas secretarías dentro de la comuna cruceña -aunque no se descarta la creación de nuevas áreas- y que en abril abordará sobre la conformación del gabinete que acompañará a su gestión. “Todavía no hay nada definido. Reuniones van a haber siempre, así como análisis y evaluaciones”, aclaró.

Las protestas

Pero la jornada no solo quedó en lo que opinan las nuevas autoridades sobre el Covid-19. El espacio sirvió también para que la protesta tome el protagonismo a través de sus actores.

Entre ellos estuvieron los concejales suplentes por C-A, Federico Morón y Marcelo Vidaurre, además de la concejala titular por esta misma agrupación, Karina Orihuela.

Los tres legisladores municipales llegaron con sus poleras con el mensaje “No fue golpe, fue fraude”, pero, a raíz de esto, la Policía les prohibió el ingreso argumentando que era para evitar algún contratiempo dentro de las instalaciones de la feria.

Finalmente, luego de esperar por más de una hora, los concejales electos ingresaron al campo ferial, pero quitándose las poleras.

Ya adentro del salón y cuando los llamaron para recibir sus credenciales, aprovecharon el momento para dar el mensaje ante el público y los medios de comunicación.

Como respuesta, algunos legisladores del MAS, tanto del Concejo como de la Asamblea Departamental, aprovecharon también cuando subieron al escenario para manifestarse en apoyo al mensaje de que fue golpe de Estado lo acontecido en noviembre de 2019.

Otro de los temas de protesta que se reflejó, pero esta vez en la gente que estaba en la calle esperando a sus autoridades, fue la disputa que existe ahora en la elección de la directiva del Concejo Municipal.

Los banners y las banderas de ambas agrupaciones que cuentan con mayor cantidad de concejales, C-A y UCS, pero que están en empate, cuatro a cuatro, reflejaban la posición de cada bando, argumentando que les corresponde tomar la posta del legislativo.

Finalmente, luego de la entrega de las credenciales tanto de la Gobernación como de la Alcaldía de la capital cruceña, las calles se vaciaron, porque el acto procedió con las autoridades de los restantes municipios del departamento.

Comentarios