Escucha esta nota aquí

Este miércoles seis familias ayoreas fueron expulsadas de la comunidad Garay, del barrio San Silvestre, por supuestamente dedicarse a la venta de drogas. Las casas de los desterrados fueron destruidas y allí los comunarios pretenden construir una unidad educativa. Hay más ayoreos que pueden correr la misma suerte.

Los dirigentes de la comunidad Garay, José Chiqueno y Teresa Nominó, en entrevista con un canal de televisión, advirtieron que ayoreos de la Villa Primero de Mayo, de la comunidad Degüi,  echarán a familias que también han sido denunciadas por vender drogas.

Los originarios expresaron su preocupación por la proliferación de la venta y consumo de sustancias controladas. Chiqueno dijo que "el pitillo es de fácil acceso" para los menores de edad.

Sobre los predios de los que fueron expulsados sus coterráneos, indicó que allí se edificará un colegio para lo cual pide ayuda al municipio de Santa Cruz.

Los ayoreos en la ciudad 

Según un reportaje que EL DEBER publicó en diciembre de 2013, hay dos comunidades en la capital cruceña: Degüi, en la Villa Primero de Mayo, y Garay, en el barrio San Silvestre.

Los ayoreos llegaron en 1995. Los primeros asentamientos se dieron en la ex estación brasileña, la Casa del Campesino (hoy Cidob), en el barrio Guaracachi y en la Villa Primero de Mayo. En 2002 se dio un proceso migratorio desde Pailón y Cuatro Cañadas, por lo que se estima que 28 comunidades afiliadas a la Canob.