Escucha esta nota aquí

En las últimas semanas, en las horas pico se produce un caos en la carretera al norte, a 1,5 kilómetros del acceso al octavo anillo de la ciudad, debido a los trabajos de recapado y reconstrucción de plataforma que está realizando la empresa Sergut, la cual no ha hecho una adecuada señalización ni un plan de rutas de desvío.

El dolor de cabeza para los conductores se acentúa en dos tramos del carril de salida del octavo anillo, el primero queda a 200 metros y el otro a 400 metros, donde hay baches de hasta 15 centímetros de profundidad, los que pueden quebrar los soportes de los amortiguadores de los vehículos que caigan en ellos.

Vecinos de la urbanización Remanso, como Yuly Peña, manifestaron su protesta porque en las horas pico tardan hasta una hora para poder salir de la trancadera, pues al no existir señalización en las obras, los motorizados, en especial los de alto tonelaje, se meten por donde sea. 
Pero no son solo vecinos los que se quejan, también lo hacen los padres de familia que acuden a dejar a sus hijos a un colegio situado en la zona; y los alumnos de la Universidad Católica Boliviana (UCB) y del campus Vallecito de la Facultad de Agronomía de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm).

Propuesta
Rogelio Loza, conductor de servicio público al norte, pidió que Tránsito guíe la circulación en las horas pico y que haga desviar a los camiones grandes por la avenida que sale desde Playland Park y empalma en la G-77+China.

El director regional de Emergencias de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Wálter Noé Angus, dijo que se trabaja día y noche para concluir pronto la rehabilitación de la ruta, pues se está cambiando la carpeta asfáltica, pero en los últimos días la obra se ha paralizado por causa de las lluvias.

“Para evitar más contratiempos con la circulación vehicular voy a pedir a la empresa constructora que elabore un plan de desvíos mientras avanzan los trabajos para completar el recapado de la ruta a Warnes”, acotó. 

Tags

Comentarios