Escucha esta nota aquí

Después de que se anunciara el rebalse del río Ichilo en Puerto Grether tras una crecida extraordinaria de 13,2 metros, el responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía de Yapacaní, José Manuel Fita, anunció que el agua empezó a descender en las últimas horas y ahora se encuentra con un nivel de 12,8 metros.

Si bien la situación es alentadora para frenar el impacto de las lluvias que afectan a este municipio y otros de la provincia Ichilo, Fita sostuvo que acudirán al llamado de al menos 13 comunidades de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) Yuracaré-Moxeña, donde habitan cerca de 300 familias, las cuales necesitan ayuda porque el agua ingresó a sus viviendas.

Las autoridades verificarán la afectación de las lluvias y no descartan que vuelva un ascenso de las aguas, por lo que la alerta roja se mantiene hasta nuevo aviso. Se espera que en horas de la tarde haya un escenario más claro para actuar y mitigar el impacto de las precipitaciones.

Mientras tanto, unas 150 familias del municipio de San Juan también se vieron afectadas por las lluvias y un grupo fue trasladado hasta un coliseo, pero las lluvias inundaron el lugar y nuevamente serán evacuadas a otras zonas más altas, donde recibirán atención.

Desde la Gobernación informaron que tras dos días de intensas lluvias registradas en diferentes regiones del departamento cruceño estas alcanzaron hasta 119 milímetros, mientras en la capital cruceña se reportaron 92 milímetros y en menor medidas en regiones de la Chiquitania (61) y los Valles cruceños (32). 

Por fortuna, las precipitaciones no fueron una amenaza para las zonas productivas y serán menos intensas en los próximos días, según informó el secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación, Luis Alberto Alpire.

Comentarios