Escucha esta nota aquí

Las cifras demuestran que, cada día, el número de personas contagiadas con Covid-19 en Santa Cruz disminuye, así como la cantidad de pacientes activos con coronavirus. Son números alentadores, pero todavía no se ha ganado la batalla. La alerta por la acción sanitaria sigue vigente.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz, Marcelo Ríos, corrobora esa mirada y mantiene su pedido a la población para que no baje la guardia. "En Santa Cruz, todavía seguimos en riesgo", subraya la autoridad sanitaria.

Desde el Sedes se remarca la necesidad de "evitar el rebrote" de la enfermedad ante situaciones como las pasadas jornadas de bloqueos, el incremento de pasajeros en el transporte público y la proliferación de actos sociales. 

Ríos enfatiza en la importancia de "continuar con las medidas de bioseguridad", como el uso de barbijo y el distanciamiento físico. 

El domingo, la Alcaldía cruceña reiteró que en septiembre se mantendrán las actuales restricciones de horario para el tránsito. La apertura de nuevas actividades quedará supeditada al cumplimiento de las normativas de bioseguridad y a autorización del Comité Operativo de Emergencia Municipal (COEM).

Para Marcelo Ríos, la aprobación de las nuevas medidas corresponde a los diversos gobiernos municipales, que -según él- deberían ser consensuadas con el Sedes.

La apertura de nuevas actividades deberá "garantizar las medidas claras de distanciamiento social, uso de barbijo y acceso fácil a alcohol en gel", insiste Ríos.

Reducción de positivos diarios

La disminución de casos positivos de Covid-19 detectados cada día supone un desahogo para el sistema sanitario. Poco a poco, Santa Cruz comienza a revertir las cifras con un menor número de personas activas (9.312) y un mayor número de personas recuperadas (28.432). Ayer, por ejemplo, se registraron 87 nuevos casos, mientras que el 16 de agosto reportó 115 casos y el 10 de agosto, 335 casos nuevos.

Marcelo Ríos prefiere mantenerse cauto ante este panorama e insiste en el compromiso de la población para frenar los nuevos contagios. "Las acciones de contención y la respuesta responsable de la población han sido positivas". 

Para el director del Sedes, hay estadísticas que alimentan el optimismo. "Ha disminuido la relación entre el número de pruebas realizadas y el número de casos positivos. En julio era del 40% y en agosto ronda el 20%", aclara.

Eso sí, insiste en mantener la alerta siempre vigente puesto que hay causas que indicen en la baja cantidad de positivos que se reportan cada día. Ríos apunta a que el descenso de casos positivos responde a "la tardanza en la importación de insumos para analizar las pruebas, la baja demanda de pruebas en los laboratorios privados que disminuye la captación y el aumento de pruebas rápidas".

Riesgo de nueva infección

El jefe Nacional de Epidemiología, Virgilio Prieto, considera que el 13% de las personas que contrajeron Covid-19 puede volver a contagiarse nuevamente. Este porcentaje corresponde a los primeros países que soportaron los golpes del nuevo coronavirus.

Al respecto, Ríos indica que la cifra de posibles nuevos contagios oscila entre el 13% señalado por China y el 5% que se registra en España. "En Bolivia existen casos, aunque todavía no tenemos una muestra significativa para corroborarlo", dice.

Tanto Prieto como Ríos aclaran que la inmunidad no se prolonga a largo plazo. Advierte que "el riesgo de confianza puede provocar que se relaje la actitud (y cuidado de las medidas de bioseguridad) y provoque un rebrote de contagios".