Escucha esta nota aquí

La segunda oleada del coronavirus está golpeando a los profesionales de salud que están en primera línea y los servicios hospitalarios se están viendo disminuidos. Las bajas están obligando a suspender atenciones en los nosocomios, porque en este momento hay más de un centenar de profesionales con coronavirus, solo en Santa Cruz de la Sierra.

Los casos repuntan y hay pacientes con sintomatología leve que se resisten a recuperarse en los centros de aislamiento, espacios con los que se busca frenar el contagio.

El presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, informó que tienen 90 médicos contagiados que trabajan en los hospitales de primer, segundo y tercer nivel, además de la seguridad a corto plazo y médicos privados. De esa cantidad, 12 se encuentran en terapia intensiva (cuatro conectados a un respirador mecánico con pronóstico reservado) y se registraron seis fallecidos desde el 1 de diciembre hasta la fecha. “(Esta enfermedad) Nos ha disminuido entre un 40 y 45% del total de los médicos base que tenemos en todos los centros hospitalarios”, indicó Anzoátegui.

El Colegio Médico Departamental registra alrededor de 160 profesionales de la salud afectados por el Covid-19.

Por su parte, la Federación Sindical de Ramas Médicas de Salud Pública (Fesirmes) también levanta datos. Kadija Ovando informó que hasta la tarde de ayer anotaron a 134 profesionales contagiados, de los hospitales de tercer y segundo nivel, además del 50% de los de primer nivel.

“Por las bajas que tenemos se están haciendo el cierre de los servicios como las consultas externas y cirugías programadas”, detalló Ovando.

La situación del hospital de Niños y el Oncológico es crítica. En el primero hay 18 médicos de baja y 10 licenciadas en enfermería.

En el Oncológico son 22 profesionales que han dado positivo al Covid-19 y hay tres en espera de resultados.

El director del Hospital de Niños, José Luis Ferrufino, hace más de una semana presentó su renuncia a la Secretaría Departamental de Salud, pero aún no recibe respuesta. La decisión de dejar el cargo fue porque no se resuelve del tema del personal y en este nosocomio desde este lunes se tuvo que suspender la consulta externa.

Dijo que la Gobernación está viendo la modificación del presupuesto, de los fondos propios, para contratar personal por tres meses. “Esto también es una solución parche, porque necesitamos profesionales que se queden en la institución”, enfatizó.

Están emergencia

Los profesionales no descartan movilizaciones por la crecida de los casos y el descuido de los diferentes niveles de Gobierno para asistir al personal de salud.

El Fesirmes espera que este problema lo resuelvan las autoridades del Ministerio de Salud, la Gobernación y el municipio.

El Colegio Médico indicó que no hay personal para reemplazar ni para reforzar las unidades de terapia intensiva, que se necesitan poner en funcionamiento. Son 697, entre trabajadores y profesionales en salud del área urbana, que se requieren para los hospitales de tercer nivel.

Para frenar el contagio

El país supera las 23.000 personas que en la actualidad cursan la enfermedad de coronavirus, es decir que pueden contagiar. Además, siguen sumando los enfermos y hay dificultades para que los asintomáticos o con sintomatología leve estén en aislamiento.

La situación es compleja, porque por un lado hay un grupo que se resiste a ingresar a los centros de aislamiento municipales, mientras que en otras comunas no se habilitan estos espacios por falta de personal o infraestructura.

Falta de personal

Este problema se vive a escala nacional, porque en todas las regiones tienen el mismo pedido de más personal y la falta de estos también afecta a la habilitación de los centros de aislamiento. Hace más de una semana, el alcalde de La Paz, Luis Revilla, descartó habilitar nuevamente el centro de aislamiento que tuvieron en la primera ola para asintomáticos o síntomas leves.

Por su parte, el director del Sedes de Santa Cruz, Marcelo Ríos, indicó que aún falta aumentar la capacidad de los centros de aislamiento en la urbe cruceña como se tuvo en la primera ola, y esto es por falta de personal. Detalló que el año pasado se tenía La Pampa, que ahora no está funcionando como antes, otro ejemplo es El Remanso y San Isidro.

“No hay ninguno de ellos por el tema de recursos humanos, y eso lo hará la Alcaldía, porque es el primer nivel”, remarcó.

Aunque, el municipio cruceño reporta que “no hay pacientes” que llegan a estos espacios.

La alcaldesa interina de esta comuna, Angélica Sosa, indicó a mediados de diciembre, que no se tenía ni el 50% de ocupación.

Por el contrario, el gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Hurtado, señaló que en general en los municipios cruceños “no hay gente en los centros de aislamiento porque no los meten. La gente perdió el miedo a la enfermedad. Se tendría que meterlos de alguna forma porque esos son los que contagian en las calles”.

En otros municipios igual van sumando camas de hospitales o habilitando centros de aislamiento. Por ejemplo, en La Guardia en los últimos días se habilitó un centro más, con los que suman tres para aislamiento de pacientes con síntomas leves.

En el municipio cruceño de El Torno, ayer se reabrió el coliseo para recibir asintomáticos, hay capacidad para 40.

Una de las primeras pacientes en ingresar fue una mujer de la tercera edad que fue trasladada en ambulancia e ingresó al centro cargando en la mano su suero, aunque luego fue asistida en una silla de ruedas.

“Nuestro hospital ya está al tope”, reconoció el concejal Ronald Callejas sobre la atención en otros espacios.

Santa Cruz

El departamento cruceño contabiliza más de 7.000 contagios activos.

El responsable de Epidemiología es claro en cuanto al riesgo que hay en el manejo de casos activos.

Usted cree que estos 7.000 casos activos que tenemos ahora solo en el departamento están tranquilos en su casa cumpliendo cuarentena responsable. Eso no es así”, reflexiona Hurtado.

Los primeros días de diciembre el departamento ya estaba en alerta porque en solo cuatro semanas se había pasado de 216 casos activos a 1.033. Luego, en menos un mes se multiplicó por siete, es decir, se contabilizó los 7.000.

La preocupación constante es que los pacientes positivos a Covid-19 circulen por las calles, propagando el virus, pues ya se registraron denuncias. En diciembre el Sedes tomó conocimiento de un hombre que dio positivo al virus y se fue a un boliche a consumir alcohol y ya en estado de ebriedad mostraba su certificado de positivo, por lo que algunos de los presentes fueron los que denunciaron el hecho.

“Imagínese a cuánta gente no habrá contagiado siendo positivo”, lamentó sobre el caso Hurtado.

El secretario de Salud de La Guardia, Herberth Hurtado, también reconoció que desde el inicio de la pandemia identificaron a pacientes que no quisieron ingresar a centros de aislamiento. Citó como ejemplo que un padre ocultó a su hija con la enfermedad para que no sea internada. “Se los buscó y comenzaron a huir por diferentes casas cada día”, recordó.

Un tema de responsabilidad

Hurtado indicó que con la habilitación de más centros de toma de muestra se busca identificar más casos y concienciar a los contagiados a ingresar a centros de aislamiento, aunque reconoce que no se puede obligarlos.

Por ello, dijo que este tema debería ser analizado para que se impulse una iniciativa legislativa para definir una norma coercitiva.

“Habría que analizar este tema porque hay riesgo de que contagien en las calles”, sostuvo.

Hurtado indicó que aún hay un tabú en torno a esta enfermedad, por lo que muchas personas prefieren ocultar que están contagiados, aunque esto signifique un riesgo para sus vecinos y familiares.

Fernández, explicó que el paciente que no quiere no puede ser obligado a ingresar a un centro de aislamiento.

En este caso, aclaró que se hace firmar un documento de liberación de responsabilidades y si esta persona vuelve a buscar asistencia con su salud desmejorada, porque la característica de la enfermedad es que avanza rápido, no es responsabilidad del personal médico que previamente sugirió la internación. “Muchos se quedan en sus casas. Tenemos dificultades con los pacientes sin síntomas para ingresar a centros. Nosotros no los podemos obligar, lamentablemente. Estamos concientizando de que lo mejor es el aislamiento porque solo así se rompe la cadena de transmisión pues en su casa corren el riesgo de tener contacto con algún familiar”, sostuvo.

Fernández indicó que en lo que va de la pandemia identificaron, a través de denuncias, a cuatro pacientes que pese a ser positivo circulaban por las calles por lo que fueron denunciados por atentado a la salud pública.

El viceministro de Salud, Álvaro Terrazas, igual confirmó que no hay una norma que obligue al aislamiento al paciente por lo que se debe buscar persuadir sobre este tema a los enfermos.

Dentro de los pilares del Plan gubernamental de Contención del coronavirus está la habilitación de centros de aislamiento, además es una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) como forma de contener el contagio.

Testeo masivo

La Paz fue el primer departamento que comenzó a aplicar pruebas de antígeno nasal como parte de un testeo masivo mientras que Santa Cruz, que es el epicentro de la pandemia, no tiene fecha clara de arranque.

“Yo no puedo hablarle de antígeno, porque con total franqueza solo nos hemos enterado por los medios de la llegada de las pruebas”, dijo Hurtado este miércoles, una semana después de que el Ministerio de Salud recibiera un lote de 40.000 pruebas en el aeropuerto Viru Viru.

Aunque esta semana se supo que el Centro de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) solicitó al Sedes un plan de distribución, antes de que entreguen las pruebas antigénicas. Este documento fue presentado ayer. Hurtado confirmó que se tiene previsto aplicar las pruebas en los 15 centros de primer nivel que actualmente toman muestras de PCR y luego distribuirlas al resto de los municipios, con especial énfasis en los que reportan rebrote.

Sin embargo, aseguró que aún no le precisaron fecha de entrega de estas pruebas que son consideradas rápidas, porque el resultado se entrega en minutos.

Por dos días consecutivos se intentó conocer, sin éxito, la versión de Cenetrop. Aunque, el viceministro Terrazas brevemente dijo que ya se está capacitando al personal para el uso de antígeno.

Mientras tanto en La Paz, en el mega centro de diagnóstico habilitado ayer en el coliseo Julio Borelli, hubo filas de personas que solicitaban el diagnóstico. El gobernador, Felix Pazi confirmó que en este centro se tomará tanto pruebas de antígeno como PCR.

Comentarios