Escucha esta nota aquí

J.B.T., de 12 años, subió a la moto Pegasus, color azul, sin saber con certidumbre lo que confabulaban sus dos guías. Detrás de él iba su hermano H.B.T (16), estudiante de un colegio de la zona, y en el volante iba O.C.A (17), con un chaleco amarillo que tenía el membrete de una asociación de mototaxis. 
Cuando se acercaban a la calle 2 del barrio El Bibosi, en la Pampa de la Isla, divisaron a una menor cautivada frente a la pantalla de un Samsung Galaxy serie J. Ese momento, bajó uno de ellos, le quitó el teléfono e intentó darse a la fuga en la moto. Sin embargo, ambos cayeron y los vecinos impidieron que el plan de los menores se concrete.

Ocurrió el jueves en la tarde. Ese momento, policías de la Felcc aprehendieron a dos menores, pero J.B.T. huyó y pese a que los vecinos lo detuvieron, fue liberado porque su edad lo hace inimputable a la ley.
Roxana Vivero, abogada de  H.B.T., habló con ellos y le dijeron que ninguno tiene antecedentes policiales y que su defendido solo tomó el mototaxi para transportarse.

Una familiar de O.C.A también dijo que el aprehendido era inocente. Que ayudaba a su madre en una tienda.

Sin embargo, según el capitán Pedro Silva, de la Felcc, el modus operandi de ambos menores era reiterativo y presuntamente hay más de cinco víctimas aún en proceso de investigación.
Silva precisó que entre enero y abril fueron cautelados unos 20 menores por los delitos de robo y hurto y que las pandillas, al parecer, se están fragmentando en pequeñas células delictivas. 

Tags

Comentarios