Escucha esta nota aquí


Han pasado tres meses desde que la Alcaldía de la capital cruceña limpió y dejó los letreros con la prohibición de depositar escombros en la laguna Claracuta; sin embargo, los camiones hacen caso omiso y siguen cometiendo esta infracción, incluso volquetas que tienen el distintivo del Gobierno Municipal. 

Los vecinos que están aledaños a la laguna se quejan porque nadie hace nada para sacar a los que avasallaron esos predios municipales.

 Indican que se asentaron sobre los escombros que enterraron más del 60 por ciento de la laguna y piden que esas familias sean reubicadas en zonas con mejores condiciones. 

Miguel Ángel Velasco, presidente de la junta vecinal del barrio San Joaquín, expresó su molestia porque los escombros y la basura perjudican la función que debe cumplir la laguna, que es precisamente regular las aguas de lluvia. En cambio, por estos problemas, los vivientes terminan con sus casas inundadas cada vez que llueve. 

Señala que deben comprar muebles cada cierto tiempo, debido a que se deterioran por las inundaciones.
Agregó que las autoridades municipales no han vuelto desde la visita que hicieron en enero, cuando notificaron a los loteadores, pese a que indicaron que regresarían en 40 días. “Ya han pasado más de 90 días desde entonces y en este tiempo ya se mudaron más familias a estos terrenos municipales”, dijo.

Laguna Guapilo
En el caso de este humedal, los vecinos hacen gestiones para evitar que esta laguna se convierta en un basural y que no se cometan irregularidades. 

Carlos Rojas, vicepresidente de la junta vecinal del barrio Junín, indicó que hay camiones que retiran agua de la laguna para construcciones, a pesar de que está prohibido. Además, señala que muchos justifican que trabajan para el municipio y por ello se creen con la potestad de hacerlo. 

A un costado de la laguna se ha formado un microbasural. Los vecinos explicaron que para evitar que se acumulen estos residuos, queman las llantas y la basura que se amontona en ese lugar, porque generan malos olores.

Respuesta de la Alcaldía
El secretario de Obras Públicas, Sergio Luna, explicó que las lagunas de regulación cumplen una función durante las lluvias y que por esto no deben ser ocupadas, además de que tienen planes para convertir estos humedales en parques de recreación, como lo es el parque El Arenal.

“No han sido atendidas en su momento. Nosotros le vamos a dar otra misión”, agregó Luna.
Señaló que para este año tienen programado la limpieza de las ocho lagunas de regulación, que incluye Guapilo y Claracuta, y que solo en esta última se tiene previsto retirar 21.000 metros cúbicos de sedimentos.

Para estos trabajos de limpieza, se hará la licitación pública en el transcurso de este mes para lanzarse en mayo y que empresas proponentes realicen el trabajo. “Vamos a desarrollar 13 ítems para hacer la limpieza, excavación, prohibición, transporte y enmallado de la laguna”, señaló Luna.
Recordó que no se puede retirar agua de las lagunas y que en Claracuta han puesto guardia permanente.

Comentarios