Escucha esta nota aquí

Gracias a la colaboración recibida de familiares, amigos y de gente solidaria, los padres del bebé Valentino sintieron algo de alivio cuando los médicos les manifestaron que la medicación que le colocaron estaba dando buenos resultados

El bebé, que tiene una semana de nacido, sufre de una malformación cardíaca llamada ductus, por lo que tenía una arteria demasiado ensanchada. “Le colocaron las tres dosis del medicamento ibuprofeno líquido y cerró el ductus del corazón; hoy le sacaron los tubos y pasó de terapia intensiva a terapia intermedia. Gracias a Dios no necesitará cirugía, al menos no por ahora”, manifestó Alexandra García, madre del pequeño. 

Si bien “el alma les volvió al cuerpo”, según dice Alexandra, con la noticia de que no se precisa la cirugía (que cuesta más de $us 20.000), Valentino depende de una máquina para poder respirar. Por esta razón, los padres, que ya han agotado todos sus recursos, siguen apelando a la solidaridad de la gente pues requieren dinero para los gastos de internación, medicamentos y estudios hasta que Valentino pueda respirar por sí solo.

Dios es bueno, escuchó nuestras oraciones, ahora, como nos dijeron los doctores, debemos tener paciencia ya que aún no termina aquí”, agregó la mamá. 

Para cualquier colaboración, la ayuda está siendo canalizada a través de la
cuenta bancaria de la tía de Valentino, Adriana Lucía García Vargas, C.I. 5029695, Banco Nacional de Bolivia (BNB), con el número de cuenta 2502852658.