Escucha esta nota aquí

Fuera de las facetas que se dan a diario por la emergencia sanitaria, en días pasados en el hospital municipal Bajío del Oriente se dio una noticia poco común: el nacimiento de un varón de 5,5 kilogramos, algo poco usual en el centro de salud, de acuerdo al reporte de los médicos.

María Giovanna Zeballos, de la unidad de Ginecología del nosocomio, resaltó que el nacimiento del bebé fue una sorpresa para el personal, ya que no es usual traer al mundo niños o niñas con ese peso. 

La doctora indicó que el recién nacido fue dado de alta a los dos días de nacer y que no presentó ninguna complicación durante el tiempo que permaneció en observación.

"No es frecuente que nazcan niños de ese peso, aunque en los últimos días también vino al mundo otro niño de 4,7 kilos. Son bebés macrosómicos", resaltó Zeballos. 

Debido al tamaño del bebé, los médicos optaron por realizar una cesárea a su mamá.

El término de macrosomía es usado para describir el desarrollo del cuerpo, como en el caso de un recién nacido, con un peso por arriba del promedio. La macrosomía está relacionada con la condición materna o a la condición del desarrollo fetal.

El niño todavía no tiene nombre, pero sus familiares adujeron que también fue una sorpresa saber esta noticia. En un principio y, de acuerdo a las ecografías realizadas a su mamá, se pensó que sería un parto de gemelos, pero tal fue la sorpresa cuando vieron al bebé de 5,5 kilos para quien "se había comprado ropa pequeña", relató su abuela.

La directora interina del Bajío del Oriente, Yesenia Zeballos, indicó que últimamente se perciben muchos nacimientos de bebés de entre cuatro y cinco kilos de peso, pero no representan complicaciones, por lo que son dados de alta en corto tiempo.