Escucha esta nota aquí

La tradicional celebración de Corpus Christi en el estadio Tahuichi Aguilera y la procesión que recorría las calles del centro hasta la Catedral no se realizará este jueves por segundo año consecutivo, debido al riesgo que implica la aglomeración de personas en la pandemia.

Sin embargo, los obispos, sacerdotes y auxiliares harán algo diferente en esta celebración religiosa, siendo ellos los delegados para realizar un recorrido por las calles de la ciudad y los hospitales a fin de bendecir a las familias y clamar sanidad para los enfermos.

El vicario de comunicación de la Arquidiócesis de Santa Cruz, Hugo Ara, indicó que por la suspensión de las actividades tradicionales se llevará la bendición a los fieles hasta sus hogares, luego de la celebración eucarística. Además, recomendó a la población no salir de sus casas y armar altares. Deben esperar el paso de la caravana en sus puertas para recibir la consagración del Santísimo Sacramento.

Ara explicó que a las 16:00 darán inicio a las actividades por Corpus Christi, cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad.

No habrá procesión por las recomendaciones para evitar contagios de coronavirus. 

“Celebramos la solemnidad del Corpus Christi que es reafirmar nuestra fe en el Santísimo Sacramento. Es el Señor el que está con nosotros sobre todo en este tiempo de sufrimiento, de dolor y enfermedad para animarnos a seguir trabajando por la salud”, manifestó el religioso.

El monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, presidirá la misa en la Catedral, luego recorrerá el centro hasta el altar del Cristo Redentor. También visitará los hospitales del centro cruceño para llevar una palabra de aliento a los enfermos.

Comentarios